26 de febrero de 2014 / 02:51 a.m.

Los Ángeles.- Una pareja del norte de California que paseaba a su perro en su propiedad se topó con una bonanza de la época moderna: 10 millones de dólares en monedas de oro poco comunes en perfecto estado enterradas a la sombra de un árbol viejo.

Casi todas las mil 427 monedas, cuyas fechas de emisión oscilan entre 1847 y 1894, están como si acabaran de ser acuñadas, sin haber circulado, dijo David Hall, cofundador de la empresa Professional Coin Grading Service (Servicio Profesional de Calificación de Monedas), con sede en Santa Ana, que recientemente las declaró auténticas.

Aunque el valor nominal de todas juntas solo suma unos 27 mil dólares, algunas de ellas son tan difíciles de conseguir que los expertos en numismática consideran que podrían alcanzar un precio de casi un millón de dólares cada una.

"No me gusta decir que se trata de una oportunidad que sólo ocurre una vez en la vida para ninguna cosa, pero uno jamás obtiene una oportunidad de manejar este tipo de material, un tesoro como éste", dijo el veterano numismático Don Kagin, que representa a los que encontraron el alijo. "Es como si hubieran hallado la olla de oro al final del arcoíris".

Kagin, cuya familia lleva 81 años en el negocio de las monedas raras, no quiso decir mucho acerca de la pareja salvo que son marido y mujer, son adultos de mediana edad y han vivido varios años en esa propiedad rural en la región aurífera de California, donde fue hallado el tesoro. Desconocen quién lo puso allí, señaló.

Ambos decidieron permanecer anónimos, dijo Kagin, en parte para evitar una renovada fiebre del oro hacia su propiedad por parte de gambusinos modernos armados con detectores de metales.

"Lo que les preocupa es que esto cambie la forma en que todo el mundo los vería, y están bastante contentos con el estilo de vida que llevan", señaló.

Su plan es vender la mayor cantidad de las monedas a través de Amazon y guardar algunas de recuerdo. Usarán el dinero para pagar facturas y hacer donaciones anónimas a organismos locales de caridad, dijo Kagin.

AP