REUTERS
13 de agosto de 2015 / 08:37 p.m.

Estados Unidos. - Astrónomos tomaron una fotografía de un planeta joven más allá del sistema solar que podría entregar pistas sobre cómo se forman planetas como Júpiter e influir en sus hermanos planetarios, muestra un estudio publicado el jueves.

Científicos usaron el dispositivo Gemini Planet Imager, montado sobre un telescopio en Chile, para hallar al planeta, conocido como 51 Eridani b. El planeta gira alrededor de una estrella muy joven parecida al Sol localizada a unos 96 años luz de la Tierra.

El planeta, que es alrededor del doble del tamaño de Júpiter, está posicionado un poco más lejos de su estrella madre de lo que Saturno orbita alrededor del Sol y 51 Eridani b es uno de los planetas más pequeños más allá del sistema solar que ha sido fotografiado directamente.

El planeta, que aún irradia calor tras su formación hace menos de 20 millones de años, o cerca de 40 millones de años después de la extinción de los dinosaurios, brilla bajo la luz infrarroja, que es la manera en que fue detectado por el telescopio.

"51 Eri b da la oportunidad de estudiar en detalle un planeta que aún es influenciado por sus condiciones iniciales de formación", escribieron el astrónomo de la Universidad de Stanford Bruce Macintosh y sus colegas en la edición de esta semana de la revista Science.

Análisis posteriores revelaron que la atmósfera del planeta es dominada por el metano, igual que la de Júpiter. El hallazgo es una pista importante para científicos que tratan de determinar cómo ese tipo de planetas gigantes gaseosos se forman y evolucionan.

"51 Eri b es el primer planeta joven que probablemente luce como se veía Júpiter hace miles de millones de años, lo que lo convierte actualmente en nuestra pieza más importante en el rompecabezas de la formación planetaria", dijo en un comunicado el científico planetario Travis Barman, de la Universidad de Arizona.

Los astrónomos sólo han podido ver directamente un puñado de planetas más allá del sistema solar y casi todos esos han sido entre cinco y 13 veces más grandes que Júpiter.

Otros telescopios, como el observatorio Kepler de la NASA, observan los planetas en forma indirecta.