12 de enero de 2015 / 05:57 p.m.

Escocia.- Escocia tiene su propio reptil marino prehistórico, y no, no estamos hablando de Nessie, el mítico monstruo del Lago Ness.

Los científicos anunciaron el descubrimiento de los restos fósiles de un reptil gigante parecido a un delfín en la isla escocesa de Skye que vivió hace unos 170 millones de años y medía unos 4,3 metros de largo (14 pies).

La criatura, bautizada como Dearcmhara shawcrossi, es miembro de un grupo llamado ictiosaurios que estaban entre los reptiles marinos dominantes durante la época de los dinosaurios.

Los ictiosaurios, algunos de los cuales alcanzaban tamaños gigantescos que rivalizaban con las ballenas más grandes de la actualidad, vivieron por más de 150 millones de años hasta que desaparecieron unos 95 millones de años atrás.

Dearcmhara, un ictiosaurio de tamaño mediano, nadaba en aguas cálidas y poco profundas durante el Período Jurásico, alimentándose de peces y calamares. Sus restos están incompletos pero la forma de un hueso en sus aletas frontales sugieren que habría sido un nadador especialmente fuerte o rápido, dijeron los investigadores.

"Es de Escocia y es el primer reptil marino único de Escocia jamás descubierto y estudiado", dijo el palentólogo Steve Brusatte, de la Universidad de Edimburgo, uno de los investigadores en el estudio publicado el lunes en la revista especializada Scottish Journal of Geology.

El buscador aficionado de fósiles Brian Shawcross halló los restos en una playa de la zona norte de la Isla de Skye en 1959 y los donó en la década de 1990, dijeron los científicos. El término Dearcmhara significa en escocés gaélico "lagarto marino". El nombre de la especie es en homenaje a Shawcross.

El descubrimiento da pistas sobre un período del Jurásico considerado casi un agujero negro en los registros de fósiles de reptiles marinos, dijo Brusatte. Escocia es uno de los pocos lugares con fósiles de esa época.

Otros fósiles indican que el Dearcmhara vivió junto a miembros de otra rama de reptiles marinos llamados plesiosauros, conocidos por sus largos cuellos y aletas como remos. El escurridizo monstruo del Lago Ness es comúnmente representado como un plesiosaurio.

FOTO: AP

TEXTO: REUTERS