15 de enero de 2014 / 04:04 p.m.

EU.- Un adolescente de Foxborough, Massachusetts, que sufría una enfermedad genética que acelera el proceso de envejecimiento murió a los 17 años.

Sampson Berns falleció el viernes pasado debido a complicaciones asociadas con el síndrome Hutchinson-Gilford, comúnmente conocido como progeria, que le fue diagnosticado cuando tenía 22 meses.

Tras comprobar que se sabía muy poco de esta enfermedad y de su tratamiento, sus padres crearon la fundación The Progeria Research Foundation, sin fines de lucro.

El joven protagonizó un documental de HBO titulado La vida según Sam, que se encuentra entre los posibles nominados a los premios Oscar de 2014.

AGENCIAS