AGENCIAS
27 de enero de 2014 / 03:48 p.m.

Brasil.- Imagina ir caminando tranquilamente por la calle mientras paseas a tu perro, peo entonces algo inesperado, un puerco espín cae en tu cabeza ¿qué harías?

Pues Sandra Nabucco, de Río de Janeiro, no tuvo oportunidad de reaccionar. Cuando acordó ya tenía 272 agujas clavadas en su cabeza.

A sus 52 años tuvo que ser transportada al hospital donde 4 cirujanos le retiraron todas las púas. Ella caminaba bajo un poste de luz cuando el animal cayó desde arriba.

Ahora la mujer ya está en casa siendo tratada con analgésicos para resistir el dolor. Por ciertoel animalito sobrevivió a la caída, según informa Daily Mail.