16 de septiembre de 2014 / 06:29 p.m.

EU.- Albert Espinosa jugaba en las divisiones inferiores del club Barcelona y lo único que deseaba era convertirse en futbolista profesional. Su vida era el balompié, pero a los 13 años le diagnosticaron cáncer y su sueño se derrumbó. Pasó 10 años en un hospital, le amputaron una pierna, le quitaron un pulmón y la mitad del hígado.

Hoy tiene 40 años y asegura que es muy feliz y que también lo fue en sus años enfermo. Su meta de cambiar la imagen de los niños con cáncer en todo el mundo está a un paso de convertirse en realidad: su libro "El mundo amarillo", una narración autobiográfica sobre las lecciones que aprendió junto a otros niños hospitalizados, se publicó en inglés y español el martes en Estados Unidos, un día antes del estreno de "The Red Band Society", una serie de FOX basada en el libro que cuenta con Steven Spielberg como productor ejecutivo.

"Es un orgullo, una felicidad que una historia que pasó en un pequeño hospital haya llegado tan lejos y que hasta Spielberg haya comprado los derechos", expresó Espinosa en una entrevista reciente en Miami. "Parecía que era un sueño que nunca se haría, pero nunca lloré tanto en mi vida porque supe que la historia por fin llegaría a explicarse", dice refiriéndose al momento en que le informaron que el cineasta estadounidense había comprado los derechos de la serie para Estados Unidos.

En el libro, publicado por primera vez en catalán en 2008, Espinosa comparte recuerdos graciosos, trágicos y felices con la esperanza de que el público deje de pensar que los chicos con cáncer son personas tristes, sin fuerzas ni ganas de vivir, y de que tanto las personas enfermas como las sanas saquen fuerza y vitalidad.

La serie lleva ese mismo mensaje que matiza momentos tristes y alegres a través de un grupo de personajes representados por adolescentes con cáncer que muestran cómo es vivir con la enfermedad, desde los momentos en que están con los médicos y enfermeras hasta cuando se enamoran, enfrentan la muerte de amigos y se dan fuerza entre sí.

FOTO: Ap