1 de febrero de 2014 / 10:53 p.m.

EU.- Si tienes unos bonitos recuerdos de juguetes de tu infancia como Barbie, Papá Pitufo o Mi Pequeño Pony, es probable que no quieras ver estos homenajes escultóricos a las diminutas figurillas.

Estas versiones inteligentes y a la vez horribles de tus juguetes favoritos son el trabajo de Jason Freeny, un diseñador nacido en Maryland que transforma a un Lego y a Hello Kitty en copias disecadas de sí mismos. Las esculturas de Freeny muestran los esqueletos y los órganos internos que no sabías que los personajes de plástico poseían.

 "He creado estas esculturas para descubrir cómo es el interior de estos personajes, específicamente sus grotescos esqueletos", explica Freeny en una entrevista: "Siempre me resulta divertido diseñarlos, porque creo que tener un cuerpo completo en lugar de una cáscara hueca de plástico hace que los personajes tengan más vida".

Las esculturas de Freeny -que cuestan entre 1.000 y 8.000 dólares- pueden satisfacer tus fascinaciones morbosas o molestarte bastante, pero te garantizamos que te resultará difícil dejar de mirar estas extrañas creaciones. Desplaza la vista por la serie de imágenes y haznos saber tus pensamientos sobre el trabajo de este artista.

 AGENCIAS