12 de febrero de 2014 / 12:33 a.m.

Los Ángeles.- Según un nuevo estudio, la violencia en la relación no tiene por qué ser física o sexual para producir un grave perjuicio a la salud, pues los mensajes de texto ofensivos, comentarios insultantes o una pareja que te acosa, es algo muy serio.

"Salía con un hombre que me acosaba por teléfono y con mensajes de texto", contó una víctima.

"Quería saber qué estaba haciendo y con quién cada media hora. Estaba obsesionado con controlar todos mis movimientos y a mis amigos. Nunca me amenazó físicamente, pero el interrogatorio y los insultos en los mensajes fueron motivo suficiente para acabar con la relación. Durante ese tiempo nunca lo consideré como violencia", agregó la mujer.

Muchas chicas piensan en estos casos que "las palabras se las lleva el viento" y que mientras sólo sean palabras y no haya abuso físico o sexual, este tipo de violencia no es para tanto, pero muchas veces lo es.

Palabras que hieren

Es muy común que los adolescentes utilicen esta violencia no física. En los EU el 65 por ciento de las mujeres y el 58 por ciento de los hombres afirman haber sufrido este tipo de abusos. Estos datos son el resultado de un estudio realizado con 585 jóvenes de entre 18 y 21 años.

Según la investigación, utilizar palabras para herir a la pareja ya sea insultándola a gritos o llamándola de todo es la forma más común de violencia no física. No es extraño que se aprovechen las tecnologías modernas como los Smartphone y las redes sociales. Más del 25 por ciento de los jóvenes recibe mensajes, llamadas e incluso visitas no deseadas de la pareja.

Durante el estudio, se preguntó a los participantes si habían mantenido una relación violenta cuando tenían entre 13 y 19 años. La violencia en la relación podría haber sido física o sexual, o abusiva de otra manera, como por ejemplo si una pareja les hirió, insultó su apariencia, trató de controlar lo que hacían o usó mensajes de texto y correos electrónicos para acosarlos. Después los investigadores compararon las historias de malos tratos en la relación con la salud actual de los adolescentes.

Peligro para la salud

El estudio demostró que las mujeres que mantenían una relación con abusos psicológicos durante su adolescencia, tenían más probabilidades de desarrollar trastornos de la alimentación y de estar deprimidas en su juventud. Es más probable también que hagan cosas que supongan un riesgo para su salud como tener muchas parejas sexuales o empezar a fumar.

Los hombres no son los únicos culpables. El abuso verbal es mutuo y las mujeres que lo utilizan con su pareja pueden estar causándole un perjuicio a su salud. Los hombres que han sufrido este tipo de violencia en una relación son más propensos a padecer trastornos de la alimentación en su juventud y a empezar a fumar.

Muy estresante

¿Cómo afecta la violencia psicológica a la salud? A pesar de que la investigación no estudió las causas, otros análisis apuntan al estrés como posible responsable. No hay duda de que cualquier tipo de violencia en la relación puede ser muy estresante. No debe minimizarse la importancia de este factor. El estudio sugiere que un estrés constante puede afectar a las estructuras cerebrales y su funcionamiento, lo cual puede dar lugar a problemas de salud.

Agencias