1 de enero de 2014 / 11:47 p.m.

México.- Con el arribo del año nuevo llegan también los propósitos y uno de los más frecuentes es bajar de peso; sin embargo, para cumplirlo se recurre muchas veces a métodos poco confiables e inseguros, como los anorexigénicos, suplementos o fármacos supresores del apetito. Ante ese contexto y para que un mayor número de mexicanos logren cumplir su objetivo, expertos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) estudian diversos extractos naturales para bajar de peso, pero sin provocar adicción o tolerancia al tratamiento, con diversos blancos terapéuticos. Guadalupe Bravo, líder de este proyecto, precisó que se trata de buscar fitofármacos, extractos naturales de plantas medicinales o cuyos principios activos pueden encontrarse en plantas como el jitomate y el nopal, por mencionar algunos. Los fármacos que están a la venta para bajar de peso, refirió, tienen efectos adversos para la salud, además de que muchos son caros y una vez que suspenden su uso presentan el denominado "rebote". Es decir, la persona que estuvo bajo tratamiento vuelve a ganar el peso perdido o incluso más; por ello, sostuvo, el empleo de fitofármacos no sólo ayudarían a cuidar la salud, sino que por su bajo costo económico serían accesibles a un amplio sector de la población. La investigadora adscrita al Departamento de Farmacobiología, explicó que los anorexigénicos, la mayoría de los cuales derivan de las anfetaminas, pueden presentar adicción o tolerancia, por lo que se hace necesario aumentar cada vez más las dosis, y a su vez podrían provocar trastornos cardiovasculares. Los anorexigénicos, advirtió, están indicados en casos de obesidad mórbida y como último recurso cuando han fallado regímenes dietéticos, de ejercicio o cambios en el estilo de vida. Sin embargo, reconoció que existe un abuso de esos fármacos, en parte porque algunos son accesibles y se obtienen sin necesidad de receta médica; las personas se van a la "opción fácil", sin saber que tendrán más efectos adversos que el beneficio de perder peso de forma sana. Si bien la idea del equipo de investigación es encontrar en los fitofármacos sustancias activas que permitan la pérdida de peso sin tener efectos adversos, consideraron que no deberían utilizarse como terapia única, sino acompañarlos de ejercicio y cambio de hábitos. "En las ciudades se preocupan más por comer lo que se puede, por lo que tienden a comer mal y mucho; este cambio en el estilo de vida ha ocasionado la llamada epidemia de obesidad en México", expuso. La obesidad mórbida es cuando el índice de masa corporal está por arriba de 30. En México, una gran parte de la población adulta rebasa este índice y en el caso de los niños representa el mayor problema, pues a más temprana edad desarrollarán síndrome metabólico y alteraciones cardiovasculares. Los investigadores Patrick Mailloux Salinas, Juventino Colado Velázquez, Josué Vidal Espinoza Juárez, Osmar Antonio Jaramillo Morales, Fabián Meza Cuenca y Juana María de Lourdes Medina Contreras trabajan con la doctora Guadalupe Bravo en distintas líneas alrededor del tema de la obesidad. "La educación es lo más importante, no sólo de nosotros sino de pacientes y de los propios médicos para evitar que se prescriban indiscriminadamente los anorexigénicos. "Existe la Oficial Mexicana NOM-008-SSA3-2010, para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad que da lineamientos que recomienda la Secretaría de Salud sobre cómo tratar al enfermo", comentó Juventino Colado Velázquez.

Notimex