AP
15 de enero de 2016 / 03:44 p.m.

CABO CAÑAVERAL.- Dos astronautas debieron interrumpir el viernes su caminata espacial y se apresuraron para regresar a la Estación Espacial Internacional después de que se filtró agua en uno de los cascos de los hombres, en una escalofriante repetición de un hecho que casi ahoga a un astronauta hace dos años y medio.

El problema surgió después de que los astronautas —entre ellos el primer caminante espacial de Gran Bretaña— restauraron con éxito la electricidad de la base orbital al reemplazar una caja electrónica defectuosa.

El astronauta de la NASA Tim Kopra tomó a todos por sorpresa cuando reportó que había una pequeña burbuja de agua en su casco y, minutos más tarde, una película de agua. Consciente del peligro que se presentó con un caso similar en otra caminata espacial en 2013, el Control de la Misión puso fin a la caminata casi dos horas antes de lo previsto.

"Hasta ahora estoy bien", dijo Kopra. Más tarde, dijo que la burbuja de agua era de 10 centímetros de diámetro (4 pulgadas) y que crecía cada vez más.

El comandante de la estación espacial, Scott Kelly, informó que usó una jeringa para recuperar el agua filtrada: unos 15 centímetros cúbicos. Funcionarios de la NASA señalaron que eso no fue nada en comparación con la cantidad de agua que escapó dentro del casco y el traje del astronauta italiano Luca Parmitano en julio de 2013: entre un litro y litro y medio.

La NASA aseguró que no se produjo una emergencia.

Kopra y su compañero, el astronauta británico Timothy Peake, reemplazaron una caja electrónica que dejó de funcionar hace un mes y redujo la energía en la estación en un 12%.

Esta falla no interrumpió el trabajo en la estación a 400 kilómetros de la Tierra, pero la NASA quería reparar la red eléctrica lo antes posible en previsión de futuras fallas.

Cuando Peake salió al espacio, el comandante Scott Kelly le dijo, "Oye Tim, es extraordinario ver esa Union Jack (la bandera británica) allá afuera. Ha explorado el mundo entero y ahora explora el espacio".

"Es extraordinario llevar esto", dijo Peake, "un gran privilegio, un momento de gran orgullo".

La unidad defectuosa, un regulador de voltaje, tiene el tamaño de un tanque de 115 litros. Se lo reemplazó por una pieza de repuesto que se encuentra en la estación desde 1999.

Peake y Kopra trabajaron en la oscuridad para evitar un choque eléctrico. Tenían 31 minutos para completar la reparación, el tiempo que estarían a oscuras en ese momento en particular orbitando la Tierra.

"Salgo a pasear", tuiteó Peake el jueves. "Eufórico - pero no hay tiempo para hablar de emociones".

Un cohete ruso llevó a Peake y Kopra a la estación espacial hace exactamente un mes.

Peake recibió muchos mensajes desde la Tierra.

"Estamos observando, sin presiones", dijo el ex Beatle Paul McCartney vía Twitter. "Te deseamos un feliz paseo por el universo".