11 de mayo de 2014 / 09:26 p.m.

Monterrey.- El miedo cumple un papel positivo en nuestra vida ya que nos ayuda a estar más alerta a la hora de hacer frente a estímulos que pueden implicar un peligro, pero cuando su nivel y duración son excesivos, se convierte en una fobia.

La experta en la terapia psicoanalítica, Ángeles Fuentes, indicó que las fobias son un tipo de neurosis que se presentan en forma de ansiedad desbordante y angustia excesiva, impidiendo actuar y pensar de forma coherente ante un peligro.

"Sentimos ansiedad cuando tenemos una entrevista de trabajo o un examen, pero este se convierte en un problema cuando se presentan sin causa aparente que lo provoque o cuando su nivel y duración ya son excesivos, a este le llamamos fobia", reiteró.

Detalló que existe una gran diferencia entre ansiedad y angustia pues coloquialmente se utilizan ambas deliberadamente, la ansiedad es una sensación de peligro, en cambio la angustia se presenta con sistemas como sudoración, movimientos involuntarios, taquicardia, jadeo e incluso desmayos.

Para tratar una fobia existen diferentes terapias, la terapia breve sistémica, la conductual y la psicoanalítica, explicó.

En la primera se trabaja sobre las metas y se buscan resultados en un determinado tiempo, la conductual trabaja con la fobia en específico y la psicoanálitica es manejar el origen de la fobia y como se desarrolla, explicó.

La psicóloga detalló el caso de una joven de 19 años la cual tenía cuatro años de no salir de su casa debido a que tenía miedo a que las personas la criticaran, "creía que su nariz era demasiado grande, todo comenzó desde la primaria con el ya conocido bullying".

“Por tal motivo empezó a sentir un miedo relativamente grande hasta que un día ya no quiso salir de su casa, comenzó con el encierro leyendo libros, viendo televisión pero esto era normal pues sólo iban de 2 a 3 días, hasta que se volvieron meses para concluir en cuatro años”, expresó.

Relató que existen fobias muy extrañas, una de ellas es el miedo al número 13; la más común, como la Aracnofobia que es el miedo a las arañas, la más popular entre los mexicanos.

Así como la fobia social que es el temor a ser juzgado o estar demasiado expuesto en eventos sociales, la aerofobia que se presenta con el miedo a viajar en avión, la agarofobia temor a los espacios abiertos o a salir sólo y la claustrofobia que es cuando las personas evitan estar en espacios cerrados.

De acuerdo con la información de la Encuesta Nacional de Epidermiología Psiquiátrica en México, las fobias son los trastornos mentales más comunes pues el 7.1 por ciento de la población presenta alguna.

Agregó que "en Monterrey tenemos psicólogos preparados para estas y más situaciones y que no lo hacen por la falta de confianza de las personas, es decir, aún vivimos en una sociedad en donde ir al psicólogo es sinónimo de estar loco o tener un problema muy grave, de tal manera primero van con el brujo, con el que lee las cartas, con la vecina, etcétera".

Recomendó que para ayudar a una persona que comienza con los síntomas de una fobia, "antes que nada la persona que desea ayudar debe estar tranquila, para después manejar una respiración profunda y así oxigenar el cerebro, luego continuar con algunas preguntas, pues la persona necesita hablar para no caer en una crisis". 

Las fobias son un tema muy poco tratado, pero afectan de una manera importante en la vida personal y laboral, primero se evita la situación o el objeto que provoca el miedo pero este se va intensificando, con el tiempo la persona con el hecho de pensar que se le puede presentar estas situaciones u objetos llega a lo que es la ansiedad y la angustia sin tenerlo enfrente, puntualizó.

Notimex