25 de mayo de 2014 / 02:46 p.m.

Los Ángeles.- Tomar fotos en lugar de conservar las cosas en la memoria hace que éstas desaparezcan.

Maryanne Garry, profesora de Psicología de la Universidad Victoria en Wellington (Nueva Zelanda), estudia el problema de cómo las fotografías tomadas cambian los recuerdos de la niñez.

Según ella, los padres que suelen tomar miles de fotos de sus niños en realidad les prestan menos atención, pues al enfocarse en el hecho de tomar las fotos, se les olvida fijarse en lo que pasa en el momento que quieren retratar.

La psicóloga Linda Henkel de la Universidad de Fairfield, cuyo padre era fotógrafo, se dedica al estudio del problema de cómo afectan las fotos a la memoria. Lo que ha descubierto es lo que llama "el efecto desvalorizante de tomar fotos" (photo-taking impairment effect).

Ha llevado a cabo unos experimentos enviando grupos de estudiantes de la Universidad al museo de arte universitario, pidiéndoles tomar fotos de algunos objetos.

Al día siguiente, los estudiantes tenían que pasar por una prueba de memoria, describiendo las piezas de arte que habían visto en el museo.

Y resulta que los estudiantes memorizaron mejor los objetos de los cuales no tomaban fotos. En cambio, recordaron menos los objetos que fotografiaron y con menos detalles.

El efecto desvalorizante de tomar fotos se debe a que uno inconscientemente empieza a fiarse de la memoria externa de los dispositivos, esperando que estos memoricen los detalles por uno, cree la psicóloga.

FOTO: Archivo

TELEDIARIO DIGITAL