MULTIMEDIOS DIGITAL
21 de febrero de 2017 / 06:39 p.m.

MONTERREY.- Como todos los empleados de KFC, Alfredo González llega cada día para realizar su jornada laboral, dispuesto a dar lo mejor de sí para hacer que los clientes salgan con una sonrisa después de visitar la sucursal donde trabaja.

Y es que 'Fredy', como lo llaman sus compañeros de trabajo, deja de lado el hecho de tener síndrome de Down para dar todo su esmero al cumplir sus labores en el restaurante, donde sus compañeros lo califican como 'héroe' por la buena actitud y el positivismo que inyecta en la sucursal.

"Es algo increíble trabajar con una persona que siempre llega de buen humor, de buen ánimo, y que sobretodo nos lo contagia", comenta Alejandra, una de sus compañeras en KFC. "Fredy es como cualquier persona, él lo ha demostrado muchas veces, que tiene la capacidad como cualquiera de nosotros".

Como parte de su jornada laboral, que ha realizado diariamente por casi siete años, Fredy ayuda en la limpieza del comedor y las instalaciones del restaurante, además de recorrer las mesas para asegurar que a los comensales no les falte nada.

"Es increíble cómo Fredy te transmite su alegría de un momento para otro, porque tú puedes llegar enojado o fastidiado, y Fredy llega con todas las ganas y te transmite la energía que siempre trae", comentó por su parte Luz Marina, otra de las compañeras de Alfredo González.

Aficionado al futbol y seguidor de los Tigres, Fredy también se da tiempo para ir al gimnasio y mantenerse en forma, actividades que repercuten en el esmero y determinación que pone día a día para lograr sus metas.

La recompensa al final de la jornada es un buen abrazo de sus compañeros, quienes se muestran agradecidos por contar con un elemento que más que un colega, es un héroe entre ellos.

"Te ayuda a pensar que todo es posible, solamente es de que lo propongas", apunta Nallely Solís, compañera laboral de Fredy. "Él se ha propuesto muchas metas y lo ha podido lograr".

Fredy de KFC