NOTIMEX
2 de junio de 2016 / 06:01 p.m.

Guadalajara.- Estudios científicos demuestran que el tabaquismo se encuentra conectado con el desarrollo de glaucoma, siendo más evidente, entre fumadores de 20 cigarrillos diarios o más, advirtió José Antonio Paczka Zapata, director de Global Glaucoma Institute Occidente.

El también integrante de la Asociación de Glaucoma de Occidente, indicó que se ha comprobado que la aspiración intensa del humo de tabaco puede aumentar significativamente la presión intraocular, generando un riesgo de empeoramiento de la enfermedad.

“El efecto crónico del tabaquismo puede afectar seriamente la salud cardiovascular del individuo con glaucoma, pudiendo predisponer a un deterioro más acelerado de la enfermedad, independientemente, del control de la presión ocular por los medios apropiados”, afirmó.

Añadió que estos hechos prueban que el tabaquismo puede tener efectos nocivos oculares (predisposición al desarrollo del glaucoma) más allá de los conocidos sobre el árbol respiratorio y el sistema cardiovascular.

Mencionó que también se ha confirmado que aquellos quienes padecen glaucoma y fuman de manera intensa pueden asociarse a un deterioro aumentado de la enfermedad por un descontrol de la presión ocular.

Paczka Zapata dijo que es importante saber, que el glaucoma puede ser controlado a través de diversas formas (medicamentos, tratamiento con energía láser o una variedad de tipos de cirugía) a partir del momento de su identificación.

Por ello, consideró relevante intentar descubrir a tiempo esta enfermedad a través de la realización preventiva de exámenes especializados de oftalmología cada tres años, si se es sano, con edad de 10 a 45 años o cada dos años entre los 45 a 60 años, y cada año después de esta edad.

Por otro lado, dijo, sea que se tenga glaucoma o no, el tabaquismo como factor de riesgo para una multitud de padecimientos (incluido el glaucoma) y reducida sobrevida, es un hábito que puede eliminarse.

El glaucoma es una enfermedad que afecta los nervios ópticos (estructuras a manera de “cables” que hacen llegar la visión desde los ojos hasta la corteza visual en el cerebro) debido a un aumento en los valores de la presión intraocular (tensión ocular) que conlleva a una pérdida gradual y asintomática de la visión.

Entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de glaucoma, se encuentran los antecedentes familiares (la herencia en especial si la madre padece la enfermedad) y la ascendencia étnica (la raza, principalmente, si se es afro-descendiente, mexicano o mexicano-americano).

El glaucoma se considera uno de los padecimientos que afectan de manera más sobresaliente la vida de las personas, ya que representa la primera causa de ceguera irreversible en el mundo, con casi 70 millones de personas afectadas, 10 por ciento de las cuales padecen de ceguera de ambos ojos.

Tan sólo en México existen más de un millón y medio de personas afectadas con glaucoma y otras tantas con predisposición para desarrollar la enfermedad. Uno de los aspectos más relevantes del glaucoma es su característica silenciosa, motivo por el cual siete de cada 10 mexicanos con glaucoma no saben que lo padecen.