NOTIMEX
15 de marzo de 2016 / 05:42 p.m.

Madrid.- Genetistas del Instituto Max Planck extrajeron parte del ADN nuclear de varios homínidos de la Sima de los Huesos de Atapuerca, en Burgos, que dejó ver que pobladores del área, hace más de 400 mil años, estaban emparentados con neandertales.

Tras más de dos años de trabajo, Matthias Meyer y Svante Pääbo lograron obtener varios fósiles de este yacimiento en condiciones de máxima asepsia y pudieron secuenciar el ADN de dos dientes, un fémur y un fragmento de escápula, según publicó la revista Nature.

Meyer precisó que el ADN recogido tiene 430 mil años de edad, por lo que su recuperación ha sido una "hazaña".

En realidad "estamos llegando a los límites de lo que es posible", apuntó Ludovic Orlando, investigador del Museo de Historia Natural de Copenhague, citado por Nature.

A su vez, la paleontóloga de la Universidad de Londres, María Martinón-Torres, describió el logro científico como un hecho de "ciencia ficción".

El proceso de investigación comenzó en 2013 con la secuenciación del genoma mitocondrial del fémur.

A partir de allí se sugirió que, al menos una persona identificada a partir de los restos, estaba más estrechamente ligada al grupo llamado Denisovanos.

Esto último a pesar de la distancia que separa el sur de Europa y Siberia, donde se detectó esta especie.

Los cráneos de homínidos de la Sima revelan los comienzos de un prominente arco superciliar, así como otros rasgos típicos de los neandertales.

Otras características, y las incertidumbres en torno a su edad --algunos estudios las sitúan en 600.000 años y otros más cercanos a 400.000-- convenció a muchos investigadores que podrían pertenecer a una especie más antigua conocida como Homo heidelbergensis.

Esta confusión alcanzó su punto máximo cuando Meyer y su colega Pääbo revelaron la conexión mitocondrial de los homínidos de Denisova.

Esperaban sin embargo que la recuperación de ADN nuclear de los esqueletos, que permite conocer muchas más líneas de ascendencia que el ADN mitocondrial porque se hereda exclusivamente de la línea materna, podría aclarar las cosas.

Ahora, los científicos han logrado recoger ADN nuclear y mitocondrial de cinco muestras de la Sima, que probablemente representa a diferentes individuos.

Un factor clave del éxito de esta investigación, según Meyer, es que en 2006 los arqueólogos refrigeraran cuidadosamente los dientes y el tejido de un omóplato de la fosa para preservar el ADN antiguo, a la espera de que las técnicas de análisis molecular avanzaran.

De este modo, se ha podido confirmar que los homínidos de la Sima son, de hecho, los primeros neandertales.

La edad de éstos sugiere que los primeros antecesores de los humanos divergieron de los neandertales hace entre 550.000 y 765.000 años, unas cifras demasiado alta para haber sido Homo heidelbergensis, como algunos habían planteado.