NOTIMEX
6 de octubre de 2015 / 02:01 p.m.

Seúl.- En medio de la estresante rutina laboral, los trabajadores en Corea del Sur están aprovechando la hora del almuerzo para tomarse un “relax” y acuden en masa a nuevos establecimientos creados especialmente para que descansen o duerman una siesta.

Se trata de salas de relajación que han aparecido de manera paulatina en las calles de las áreas de negocios más concurridas de la capital surcoreana, y se han popularizado entre los fatigados empleados, que muchas veces se toman un incómodo descanso en sus propios escritorios.

Estas salas cuentan con sillones de masaje de alta tecnología, asientos reclinables estilo avión o hamacas, pero con cualquiera de estas opciones "los salones siempre están llenos de trabajadores a la hora del almuerzo", señala el periódico Chosun Ilbo.

Una de estas cada vez más populares salas está en el distrito de negocios Jong-no y sólo tiene hamacas, donde sus clientes simplemente se descalzan y se recuestan para estirarse y dormir plácidamente por el tiempo que ellos mismos determinen.

Esta tienda es muy concurrida por trabajadores de oficina de entre 20 y 30 años de edad, refiere el diario.

"Yo solía dormir un poco encorvado sobre mi escritorio en el trabajo o sentado en el inodoro en el baño de hombres, pero aquí puedo acostarme y descansar mucho más cómodamente", relata un empleado de 29 años de edad.

Los oficinistas raramente tienen el tiempo o la energía necesaria para realizar actividades recreativas después del trabajo o los fines de semana.

En promedio, los surcoreanos trabajan dos mil 163 horas al año, 393 horas más que la media en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Una encuesta realizada el año pasado en Corea del Sur mostró que 81.3 por ciento de los ciudadanos consultados se siente cansado, y la relación de personas fatigadas fue más alto entre quienes tenían 20 y 30 años.

"El hecho de que los jóvenes, que deberían ser los más activos, están desesperados por descansar demuestra hasta qué punto la sociedad surcoreana está experimentando fatiga", señaló Lee Eun-hee, experto de la Universidad de Inha.