MULTIMEDIOS DIGITAL
13 de agosto de 2017 / 11:46 a.m.

ESPECIAL.- Paul Ellis, de 58 años, llevaba meses hablando con una chica de 13 a través de Whatsapp, y tras una larga charla se pusieron de acuerdo para tener un encuentro sexual.

Vaya sorpresa que se llevó el británico al momento de enterarse que la niña era ficticia, y todo se trataba de una trampa tendida por el grupo 'Dark Justice', quienes se dedican a identificar casos de pedofilia.

El hombre que se encontraba en Gales recorrió más de 300 kilómetros por Reino Unido porque acordó encontrarse con la supuesta menor en la ciudad de Newcastle. Sin embargo, cuando llegó al punto de encuentro se encontró con unos miembros de ese colectivo, quienes charlaron con Ellis y grabaron la conversación.

El hombre, quien llevaba condones en sus bolsillos, admitió que tenía intenciones de tener sexo con su 'interlocutora', a pesar de saber su presunta edad. Posteriormente, los 'justicieros' llamaron a la Policía y denunciaron el caso ante un tribunal local.

Ahora Paul Ellis está condenado a cuatro años y dos meses de cárcel y añadió su nombre de forma perpetua a una lista de agresores sexuales.


pjt