NOTIMEX
11 de enero de 2016 / 08:52 p.m.

MÉXICO.- El jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital General de México “Eduardo Liceaga”, Raymundo Priego Blancas, informó que se han salvado de ser amputados 25 por ciento de los pacientes que sufren de pie diabético.

En entrevista, el experto precisó que desde hace 16 años se estableció en este servicio médico la microcirugía y entre las acciones que se impulsan está darle oportunidad a las personas que tienen diabetes a que no pierdan piernas, pies y dedos del mismo, debido a esta enfermedad crónico-degenerativa.

Indicó que debido a la cirugía de este tipo se valora al paciente, “lo recomendable es que no sea muy grande de edad, ya que a más edad más grave es el daño, para ver si se le puede evitar la amputación, que en ocasiones no es total, pero sí a 80 o 90 por ciento, es decir, si se necesitaba cortarle el pie se logra sólo amputar un dedo”.

“Antes todos se amputaban y ahora ya no, ahora digamos que estamos salvando 25 por ciento de las piernas que se iban a amputar, es algo maravilloso porque realmente quitándole lo frío de los números que le digan a una persona ya no te vamos amputar, es una maravilla y más para un diabético”, dijo.

Priego Blancas detalló que al año se hacen en este servicio entre 350 y 400 trasplantes de hueso, colocan un pedazo de piel con tejido adiposo o músculo con nervios, lo importante es que se regresa al paciente la sensibilidad que pierden con el pie diabético.

“Depende del paciente lo que requiera, hay ocasiones que se tiene que hacer trasplante de hueso, reposición de piel con tejido adiposo, a veces de músculos o de nervios, y eso que les ponemos se llama colgajos y son colgajos que sienten, que llevan un nervio y les permite recuperar la sensibilidad en la pierna”, explicó.

El médico cirujano plástico refirió que en octubre y noviembre de 2015 salvaron 18 extremidades, y se trata de una intervención quirúrgica muy complicada y precisa, ya que en una de estas microcirugías se invierten unas 18 horas en el quirófano.

Añadió que en el Hospital General de México, en los últimos tres años se han aplicado métodos para proponer a los pacientes nuevas alternativas de curación y de mejorar su calidad de vida.