NOTIMEX
29 de marzo de 2016 / 06:59 p.m.

México.-Por segundo año consecutivo el hielo del Ártico alcanzó la menor extensión máxima de su historia al llegar a tener una cobertura de hielo de 14.52 millones de kilómetros cuadrados al pasado 24 de marzo.

La Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA, por su sigla en inglés) informó en su portal de Cambio Climático que dicha extensión es ligeramente menor a la del año anterior cuando llegó a ser de 14.54 millones de kilómetros.

De acuerdo con información obtenida por el Centro de Datos de Hielo, el nuevo mínimo histórico es el resultado de temperaturas elevadas récord registradas en diciembre, enero y febrero en todo el mundo.

Salt Meier, investigador de hielo marino del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Greenbelt, Maryland, explicó que el calor atmosférico probablemente contribuyó a esta medida máxima más baja, con temperaturas de hasta 10 grados centígrados por encima de la media en los bordes de la bolsa de hielo en el mar.

Recordó que cada año, el tapón de agua de mar congelada que flota en la superficie del Océano Ártico y sus mares vecinos se derrite durante la primavera y el verano, y vuelve a crecer en los meses de otoño e invierno, alcanzando su punto máximo anual entre febrero y abril.

Sin embargo, los patrones de viento en el Ártico durante enero y febrero fueron desfavorables para el crecimiento del hielo porque trajeron el aire caliente desde el sur, limitando la expansión de la cobertura de hielo.

Meier advirtió que lo que probablemente jugará un papel más importante en la evolución futura de la extensión máxima del Ártico, es el calentamiento de las aguas oceánicas, por lo que es probable que en el futuro “sigamos viendo máximos invernales más pequeños”.

"Aunque el alcance máximo del hielo marino puede variar mucho cada año dependiendo de las condiciones climáticas de invierno, estamos viendo una tendencia descendente significativa, y que en última instancia está relacionada con el calentamiento de la atmósfera y los océanos", reiteró.

El experto explicó que desde 1979, esa tendencia ha dado lugar a una pérdida de 620 mil millas cuadradas de la capa de hielo marino en invierno, un área más del doble del tamaño de Texas, Estados Unidos.

Sin embargo aclaró que esta menor máxima extensión de hielo marino en invierno no necesariamente se traducirá en un registro posterior de bajo grado mínimo de verano.

En todo caso, las condiciones climáticas del verano tienen un impacto mayor que la extensión máxima del invierno en el resultado de la temporada de fusión de cada año ya que la acumulación de calor es la que ralentiza la generación de una nueva capa de hielo.