¡Feliz día!
27 de enero de 2014 / 06:04 p.m.

Obesidad.

Sobrepeso.

Hipertensión.

Diabetes mellitus.

Enfermedades vasculares.

Problemas gastrointestinales.

En el país se celebra a los nutriólogos el 27 de enero y esta fecha se instauró por la fundación de la Asociación Mexicana de Nutrición (AMN). "La Asociación se registró ese mismo día ante la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, por lo cual la Directiva de la AMN, acordó que en esa fecha se celebraría el Día de la Nutricionista, ahora denominado Día del Nutriólogo. 

La Nutriología o la Dietología como antes era llamado, tomo importancia en el país a partir de 1935, gracias al doctor José Quintín Olascoaga Moncada, quien fue el gran impulsor de la Nutriología en el país.

En ese año, Olascoaga Moncada ingresó al Hospital General de México como encargado de la Sección de Investigación de la Alimentación Popular. Gracias a sus esfuerzos, en 1936 el Departamento de Salubridad comenzó a impartir la materia de Nutrición entre sus integrantes, convirtiéndose en la primera instancia en el país que le dedicaba un espacio importante al estudio de la forma en que se alimentaban los mexicanos. 

En 2014 la realidad de la Nutriología y su entorno es alarmante y tendiente al fracaso rotundo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reveló un déficit de especialistas en nutrición en nuestro país: Existe un promedio de 2.4 nutriólogos ejerciendo la profesión por cada mil habitantes. Es evidente que este factor influye en los malos hábitos alimenticios del mexicano, pues carece de la orientación necesaria para llevar una dieta equilibrada.

A esto se le unen otros problemas como la pobreza extrema —principalmente en el sur del país—, el encarecimiento de los productos básicos, la falta de actividad física, la proliferación de alimentos chatarra, entre otros, que a continuación se destacan en cifras y datos extraídos de diversas fuentes:

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en un comunicado emitido el 20 de diciembre de 2013, 1.5 millones de niñas y niños menores de 5 años padecen desnutrición crónica en México. 21.2 millones de niñas y niños viven en pobreza.

La Cámara de Diputados indicó en un informe, al presentar el Ranking Nacional de Nutrición Infantil en diciembre pasado, que “Las prevalencias mundiales de desnutrición crónica van a la baja. No obstante, en México 11 estados incrementaron su prevalencia en los últimos 6 años”. Agregó que “La prevalencia de Anemia en México es mayor que la prevalencia de África”.

Cabe destacar que acudir al nutriólogo no simplemente es para acudir por una dieta saludable para bajar de peso, también cuando en la parte emocional y psicológica hay alguna situación de ansiedad o de angustia genera que se consuman alimentos en exceso o que se dejen de consumir.

Los desórdenes alimenticios son cada vez más comunes, como la anorexia, bulimia y el comer de manera compulsiva se desarrollan a partir de malas prácticas alimenticias acompañadas de que medicamentos para purgarse, vomitivos o laxantes que les permita tener la silueta que buscan a través de modelos ficticios que no son los adecuados para la salud. 

Acudir con el nutriólogo no sólo es para estar más delgados, es poder tener una dieta balanceada, donde se les explicará de acuerdo a su complexión, talla y peso, los alimentos que deben de consumir, para estar bien y no tener las distintas enfermedades que  la mala alimentación puede causar.