4 de febrero de 2014 / 02:52 p.m.

Monterrey.- El 4 de febrero de 2000, durante la Cumbre Mundial Contra el Cáncer para el Nuevo Milenio, se acordó la firma de la Carta Magna de París y, a propuesta de la Unión Internacional para el Control del Cáncer, se estableció este día con el fin de mantener vigente entre los países el compromiso con la Carta.

El documento propone un nuevo enfoque de cooperación entre los países para la investigación, prevención y tratamiento del cáncer y la defensa de los derechos del paciente. Cada año, el 4 de febrero, la OMS apoya a la Unión Internacional de lucha contra el Cáncer en la promoción de formas de disminuir la carga mundial de la enfermedad.

¿Qué es el cáncer? El término "cáncer" es genérico y designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo; también se habla de "tumores malignos" o "neoplasias".

Una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de los límites normales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo y propagarse a otros órganos. Este proceso se denomina "metástasis". Las metástasis son la causa principal de muerte por cáncer.

Según las Naciones Unidas, el 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos en los que nosotros tenemos la última palabra: un índice de masa corporal elevado, una ingesta reducida de frutas y verduras, la falta de actividad física, el consumo de tabaco y el consumo de alcohol son factores que nosotros podemos controlar en nuestras vidas.

El cáncer mata en México, en promedio a 195 personas a diario. Tan sólo en 2011 los tumores malignos fueron la tercera causa de muerte entre los mexicanos sólo después de las enfermedades del corazón y la diabetes mellitus.

México es uno de los nueve países de América donde la mortalidad por cáncer está bajando, de acuerdo con el informe Cáncer en las Américas: Perfiles de país 2013, realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Los mexicanos mueren principalmente por cáncer de próstata, pulmón, estómago e hígado, mientras que las mexicanas por cáncer de mama, cervicouterino, hígado y estómago.

La detección temprana y el mejor acceso al tratamiento hacen cada vez más posible la cura del cáncer. Es de fundamental importancia difundir información sobre las medidas de prevención -controles de tabaquismo, dieta y agentes infecciosos- y el tratamiento oportuno.

En este día se trata de promover un abordaje en toda la sociedad, que incluya a gobiernos, instituciones académicas, organizaciones no gubernamentales, sector privado y pacientes, entre otros, para impulsar los esfuerzos de prevención y control de esta enfermedad.

El cáncer no es sólo una enfermedad de ricos, mayores y países desarrollados. Se ha convertido en una epidemia global, que afecta a todos los grupos de edad y niveles socioeconómicos, con graves consecuencias sociales, económicas, sobre el desarrollo y los derechos humanos.

Redacción