notimex
20 de junio de 2016 / 08:45 a.m.

MÉXICO.- El experto Ramón Iván de Dios Pérez dijo que es de vital importancia acudir a consulta con el médico familiar una vez que se detectan lesiones dérmicas a modo de verrugas en zonas generalmente expuestas a los rayos solares como el rostro, el cuello, los hombros y los brazos.

El jefe del servicio de Urgencias del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco añadió que lo anterior para aminorar el riesgo a desarrollar dos de las formas más frecuentes de cáncer de piel: el carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide.

Indicó que ambas patologías tienen una evolución muy lenta pero requieren tratamiento inmediato, "el menos nocivo es el basocelular, caracterizado por aparecer casi siempre en la tercera edad, tanto en bordes como en la punta de la nariz".

"Estas lesiones verrugosas son duras y completamente asintomáticas: no duelen y no causan molestias, a veces pueden llegar a sangrar si se lastiman, pero generalmente se les presta poca atención, el tratamiento debe realizarlo un cirujano plástico o un dermatólogo".

Señaló que el carcinoma epidermoide es un tanto más agresivo y puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, especialmente en aquellas zonas que no se resguardan del sol, salvo que estas 'verruguitas' sí causan metástasis (son capaces de diseminarse a otros órganos).

Mencionó que durante meses e incluso años las lesiones no causan síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada.

Explicó que por eso es necesario poner especial atención a todas aquellas manchas o verrugas "que vayan apareciendo, porque sus células pueden convertirse en malignas".

"Solemos creer que son propias de la edad pero lamentablemente en ciertos casos no es así", recalcó de Dios Pérez.

Recomendó a la población usar bloqueador con factor de protección solar (FPS) mayor a 50, así como usar sombrilla o gorro y ropa que proteja suficientemente la piel de los rayos ultravioleta.

Puntualizó que el peor horario para realizar actividades al aire libre está entre las 10:00 y las 16:00 horas.

Recordó la importancia de realizarse chequeos por lo menos una vez al año con el médico familiar, "ya que existen formas de cáncer de piel más difíciles de diagnosticar como el melanoma amelánico, es decir sin coloración, y en cualquier caso debe evitarse la exposición prolongada al sol sin protección".