6 de junio de 2014 / 02:54 p.m.

En todas las relaciones existen momentos de crisis, uno de los principales es la infidelidad, donde el hombre o la mujer sienten que han sido traicionados al romper la promesa de que siempre serían sólo ellos dos contra el mundo.

Cuando esto sucede y queda en descubierto una infidelidad, no hay alguna receta o remedio para enfrentar el impacto ocasionado, ni razones que sirvan como excusa. El choque emocional es fuerte y doloroso, siento el autoestima de la pareja afectada.

Hay situaciones en que tras una infidelidad, no siempre se produce la separación, hay parejas que logran superarlo, pero a un alto costo: pueden perdonar, pero no olvidar.

En otros casos, hay quienes no están dispuestos a soportarlo y deciden poner fin a la relación, con las consecuencias que ello conlleva, más aún si hay niños de por medio.

¿Cómo solucionarlo, si se decide alejarse?

Volver a su vida normal, cambiar de actividades y rodearse de personas amigas o familiares cercanos que puedan ayudarle a salir adelante, contribuirán a elevar su autoestima y superar la crisis.

Otro de los objetivos básicos y más difíciles de alcanzar es la recuperación de la confianza, pues el traicionado siente que sus relaciones en el mundo ya no son seguras y que cualquier persona puede hacerle daño, puesto que se lo ha hecho la persona que más quería y en quien más confiaba.

¿Cómo afecta a la salud mental del hombre o la mujer una traición, una infidelidad?

El impacto en la persona engañada es muy fuerte, aparecen sentimientos de rabia, agresividad, depresión, ansiedad, alteraciones en el sueño, en el apetito, y pérdida de energía.

La infidelidad puede afectar las distintas áreas que componen al ser humano. Algunos de los efectos son los siguientes:

Cognitivos: la persona engañada suele tener pensamientos recurrentes sobre lo sucedido al punto de afectar su concentración y rendimiento diario. Otra de las respuestas frente a la infidelidad es un cambio en la forma de ver al infiel y a la relación de pareja, ya que se pierde la confianza en esa persona e incluso en posibles futuras parejas, llegando a no sentirse seguro en una relación. Se crea una huella de desconfianza difícil, aunque no imposible, de sanar.

Conductuales: pueden darse reacciones de agresividad por parte del traicionado. Puede aparecer la hipervigilancia, buscando con esto comprobar que la relación de su pareja con ese tercero se ha terminado. También las constantes preguntas indagando sobre lo que ha pasado y una comunicación bastante agresiva.

Emocionales: el sufrimiento emocional es muy grande. Aparecen sentimientos de rabia, de ser víctima de ridículo, depresión, ansiedad. Estos sentimientos pueden variar en cuestión de horas, por lo que se padece de constantes y repentinos cambios de humor.

Fisiológicos: alteraciones en el sueño, en el apetito, y pérdida de energía. También se suele dar una fuerte reacción fisiológica a los estímulos que le recuerdan la traición, por ejemplo, películas, comentarios, lugares, etc

El infiel debe ser consciente de que todos estos efectos son comunes en la pareja y de que deberá mostrar paciencia, apoyo y perseverancia. Sobre todo, deberá de demostrarle al otro el deseo de cambiar, recuperar y luchar por todo aquello que se perdió cuando ocurrió la infidelidad.

 Señales de alerta en una pareja

Se mantenía constantemente con el celular en la mano.

Muchas veces, la persona tenía actitudes que parecía que estuvieran ocultando las llamadas.

Comienzan a poner límites para que no revisen su cartera, no revisen su teléfono.

Tu pareja ya te estaba tratando mal sin ninguna razón aparente.

Tu conyugue ya te había estado amenazando con buscarse a alguien.

A cada rato tu pareja te decía que quería irse de la casa.

Tu notabas que tu conyugue ya tenía otro semblante.

Notaste que ya no era lo mismo en la cama, ahora lo hacía con menos interés, menos frecuencias, y menos unidad entre ustedes.

Tu pareja cambió sus hábitos, su agenda, su horario, su estilo de vida, su forma de vestir, entre otras cosas,

Tu pareja se ha distanciado mucho.

Tu pareja ya estaba teniendo actitudes que te hacían sentir abandono y rechazo.

Reclamaste ciertas acciones, y tu pareja te lo negó muchas veces.

Tu pareja cada día te hablaba menos, y te toleraba menos, y ahora cada cosa que haces le parece mala.

Parece que perdiste el derecho de reclamar, o preguntar cosas, por que al momento de hacerlo la otra persona se siente ofendida.

 

Todo esto no es algo que puede ocurrir del mismo modo, recuerden que las personas son distintas y pueden o no hacer algunas de estas acciones o inclusive unas que no estan incluidas en este articulo.

Con todo lo anterior pdriamos pensar que ser infiel es algo que marca la vida de la pareja y no solo del engañado en cuestion, sucede que en la mayoria de los caso existe violencia, verbal, fisica y psicologica. Por lo tanto podriamos mencionar algunas consecuencias que podrian ser categorizadas como las peores, estas son:

1.El divorcio,

2.Un matrimonio que sigue unido pero ya no es igual,

3.Hijos heridos,

4.Abortos, por evitar hijos nacidos de una infidelidad,

5.Homicidios, Suicidios o intentos de alguna de las dos,Familias destruidas emocionalmente,

6.Infidelidad del otro conyugue como venganza,

7.Hijos fuera de matrimonio, como producto de una infidelidad,

8.Enfermedades venéreas adquiridas, e inclusive contagio del V.I.H, etc.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL