MULTIMEDIOS DIGITAL
5 de marzo de 2016 / 02:40 p.m.

En plena temporada de desfiles, las agencias recurren cada vez más a las redes sociales, especialmente a Instagram, para reclutar a las "top models" de mañana.

La modelo británica Kate Moss, por ejemplo, fue "descubierta" en un aeropuerto, mientras que Naomi Campbell estaba de compras en una zona del sur de Londres cuando captó la atención de un reclutador de modelos.

"Con Instagram, no es necesario esperar a ser descubierta en el centro comercial o en un aeropuerto", explica en su página web la agencia IMG, una empresa líder del sector.

Fiel a la última tendencia, la agencia lanzó en Instagram la campaña "We Love Your Genes" ("Amamos tus genes"), que invita a las aspirantes a modelo a subir sus fotos, con el objetivo de poder reclutar a chicas del mundo entero.

Para el vicepresidente de IMG, David Cunningham, las redes sociales "cambiaron completamente" el modelo económico del sector, simplificando considerablemente el proceso de reclutamiento. Este método también termina con el estrés sufrían las candidatas en los "castings".

"Instagram nos da la posibilidad de ver la belleza natural de las potenciales modelos en su vida diaria. Ellas ya no tienen necesidad de gastar dinero en sesiones de foto y en álbumes", agregó Jeni Rose, que también trabaja en IMG.

El año pasado, el diseñador estadounidense Marc Jacobs también fichó a la protagonista de su campaña primavera verano por Instagram. La ganadora, fue Nadia Rahmat, una modelo proveniente de Singapur.

Sin embargo, con este método surgen los temores de que las adolescentes se expongan en las redes sociales y estén a merced de peligros.

"Desafortunadamente, la edad mínima para acceder a Facebook es 13 años, esto abre la puerta a que las fotografías de chicas muy jóvenes sean vistas por todo el mundo", dijo a la AFP la parlamentaria británica Caroline Noakes, que encabeza el grupo de trabajo sobre imagen corporal.

Las grandes agencias, IMG, Elite, Select, Models1 y Nevs declinaron hacer comentarios, pero la primera contrató a dos chicas de 14 años, una de Holanda y la otra de Suecia, además de una "belleza de 15 años originaria de Londres".