1 de marzo de 2014 / 11:08 p.m.

EU.- Melissa Ibbitson de 19 años esta obsesionada con la cátsup, ya que no puede estar tranquila si no ingiere salsa de tomate.La primera vez que probó la cátsup fue en un restaurante de comida rápida y era tan solo una niña, a partir de entonces no puede vivir sin ella.

 

La adiccion de Melissa por la cátsup es tan grande que en su cumpleaños, su pastel tenía la forma de la botella de la salsa.Su comida favorita son las papas fritas, obviamente con salsa cátsup.

Se dice que esta joven inglesa consume 75 kg al año.

AGENCIAS