MILENIO DIGITAL
7 de diciembre de 2017 / 05:29 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Un conejo estuvo a punto de morir en un incendio forestal registrado en La Conchita, un pequeño pueblo de Los Ángeles, en California, Estados Unidos. Sin embargo, el adorable cuadrúpedo fue rescatado por un joven, ahora llamado héroe en redes sociales.

En el video publicado el 7 de diciembre, el hombre se lleva las manos a la cabeza con desesperación y salta de un lado a otro. Con gestos y movimientos, llama al conejo para después acercarse peligrosamente al fuego y, de rodillas, lo toma en brazos para luego llevarlo a un lugar seguro.

Más de 250 escuelas del área de Los Ángeles cerraron sus puertas debido a los estragos causados por unos incendios forestales en el sur de California, que han forzado la evacuación de unas 200 mil personas y destruido cientos de casas.

Las autoridades temen que los cuatro incendios principales se vean avivados por unos fuertes vientos característicos de la zona conocidos como Santa Ana, los que podrían alcanzar la fuerza de un huracán.

Los vientos podrían alcanzar el jueves los 120 kilómetros por hora y crear un incendio extremadamente peligroso, según una alerta enviada por el sistema de emergencia del condado en Los Ángeles.
Los incendios, que se originaron entre lunes y martes, alcanzaron la rica zona de Bel-Air, en el West Side de Los Ángeles, y provocaron graves problemas de tráfico en una zona densamente poblada.

No se han reportado víctimas civiles o muertes, pero tres bomberos resultaron heridos, dijo el Departamento de Bomberos de Los Ángeles.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el segundo más grande del país con más de 640 mil estudiantes, informó del cierre de al menos 265 de sus casi mil 100 escuelas.

Decenas de escuelas también cerraron en el condado vecino de Ventura, donde el incendio más grande de la zona ha carbonizado más de 38 mil hectáreas.

Videos y fotografías publicados en redes sociales mostraron laderas cubiertas de llamas a lo largo de carreteras congestionadas mientras los viajeros se dirigían lentamente a sus trabajos u hogares, además de hileras de casas reducidas a cenizas y bomberos intentando salvar algunas viviendas.


dezr