REDACCIÓN
23 de abril de 2014 / 02:07 p.m.

Juan XXIII, fue el Papa número 261 de la Iglesia Católica entre 1958 y 1963. Y es también Angelo Giuseppe Roncalli, un italiano nacido en la ciudad de Lombardía, un 25 de noviembre de 1881.

Angelo Giuseppe es el cuarto hijo de una familia de 14 integrantes, formada por Giovanni Battista Roncalli y Marianna Giulia Mazzolla. 

Juan XXIII inició su camino al sacerdocio en la Orden Franciscana Seglar y fue el 10 de agosto de 1904 que fue ordenado Sacerdote en la basílica de Santa María de Monte Santo, Piazza del Popolo.

Un año después, conoció a alguien que dejaría en él una profunda huella: monseñor Radini Tedeschi. Tedeschi se sintió interesado por aquel presbítero entusiasta y no dudó en nombrarlo su secretario cuando fue designado obispo de Bérgamo por el Papa Pío X. De esta forma, Roncalli obtenía su primer cargo importante.  Y  fue en 1925 el Angelo Giuseppe Roncalli, fue nombre Arzobispo titular de la Diócesis de Arepoli.

Realizaba su labor apostólica visitando comunidades católicas y respetando a comunidades cristianas. En una ocasión en Bulgaria fue a visitar a unos heridos internados en un hospital católico que trataba gratuitamente a todas las personas, independientemente de su religión. Estos heridos fueron víctimas de un atentado contra el rey Boris III, siendo ortodoxos que frecuentaban su lugar de culto. El rey búlgaro quedó tan impresionado que lo recibió en audiencia privada, siendo un acto inédito porque los visitadores apostólicos no gozaban de ningún estatuto diplomático y las relaciones entre la minoría católica y la mayoría ortodoxa eran muy tensas.

Roncalli fue delegado de algunas diócesis entre ellas:

Bulgaría en 1931

Mesembria en 1934

Turquía en 1935

Grecia 1935

En 1952, Pío XII lo nombró patriarca de Venecia. Al año siguiente, el presidente de la República Francesa, Vicent Auriol, le entregaba la birreta cardenalicia. Como patriarca de Venecia solía navegar por los canales de la ciudad sin la vestimenta de cardenal y detenerse para hablar con los gondoleros, las prostitutas y menesterosos, quienes le contaban sus problemas.

 Roncalli brillaba ya con luz propia entre los grandes mandatarios de la Iglesia. Sin embargo, su elección como Papa tras la muerte de Pío XII sorprendió a propios y extraños.

Fue el 28 de octubre de 1958 cuando contaba con casi 77 años, y Angelo Giuseppe Roncalli fue elegido como Papa, y desde los primeros días de su pontificado, comenzó a comportarse como nadie esperaba, muy lejos del envaramiento y la solemne actitud que había caracterizado a sus predecesores.

Él eligió el nombre de Juan por su padre y del patrón de su pueblo natal, aunque también por el evangelista de nombre Juan. El 4 de noviembre fue entronizado por el cardenal Nicola Canali.

Después del largo pontificado de su predecesor, los cardenales parecieron escoger un Papa de transición a causa de su avanzada edad y de su modestia personal.

Ni los cardenales ni el resto de la Iglesia esperaban que el temperamento alegre, la calidez y la generosidad del Papa Juan XXIII cautivaran los afectos del mundo de una forma en que su predecesor no pudo. Al igual que Pío XI pensaba que el diálogo era la mejor forma para dar solución a un conflicto.

Durante su pontificado:

* El Papa Juan XXIII escribió ocho encíclicas en total, según el siguiente orden cronológico:

Ad Petri Cathedram (29 de junio de 1959)

Sacerdotii Nostri Primordia (1 de agosto de 1959)

Grata Recordatio (26 de septiembre de 1959)

Princeps Pastorum (28 de noviembre de 1959)

Mater et Magistra (15 de mayo de 1961)

Aeterna Dei Sapientia (11 de noviembre de 1961)

Paenitentiam Agere (1 de julio de 1962)

Pacem in terris (11 de abril de 1963)

Su magisterio social en las encíclicas Mater et Magistra y Pacem in terris fue profundamente apreciado. En ambas pastorales se insiste sobre los derechos y deberes derivados de la dignidad del hombre como criatura de Dios.

* Nombró a 37 nuevos cardenales, entre los cuales por primera vez un tanzano, un japonés, un filipino, un venezolano, un uruguayo y un mexicano.

* El 3 de enero de 1962 excomulgó a Fidel Castro, iniciativa amparada en condenas expresadas por el Papa Pío XII en 1949

* Su mayor logro en su pontificado fue Concilio Vaticano II con el objetivo de llevar a cabo la renovación de la vida religiosa católica gracias a la modernización, enfatizó la naturaleza pastoral de sus objetivos: no se trataba de definir nuevas verdades ni condenar errores, sino que era necesario renovar la Iglesia para hacerla capaz de transmitir el Evangelio en los nuevos tiempos, buscar los caminos de unidad de las Iglesias cristianas, buscar lo bueno de los nuevos tiempos y establecer diálogo con el mundo moderno centrándose primero "en lo que nos une y no en lo que nos separa".

El 23 de mayo de 1963 se anunció su enfermedad de cáncer en el estómago. El Papa no quiso dejarse operar temiendo que el rumbo del Concilio se desviara de lo estipulado. Después de sufrir esa grave enfermedad, el Papa Juan XXIII murió en Roma el 2 de junio de 1963.

Fue sucedido por Pablo VI, quien en 1965 iniciaría el proceso de beatificación del propio Juan XXIII después de la clausura del Concilio Vaticano II. Juan XXIII fue beatificado por Juan Pablo II el 3 de septiembre de 2000, junto con el Papa Pío IX. Su fiesta litúrgica quedó fijada el 11 de octubre, día de la apertura del Concilio Vaticano II.

¿Por qué canonizarlo? 

En la memoria de muchos el Papa Juan XXIII quedo como el "Papa Bueno" o "El Papa más amado de la historia" (Angelo Giuseppe Roncalli) se le atribuyen varios milagros pero de todos ellos uno solo ha sido reconocido por el Vaticano.

El suceso extraordinario que lo llevó a ser declarado Santo tuvo lugar en 1966 gracias a la curación de una monja, Caterina Capitani, que padecía una perforación gástrica hemorrágica con fistulación externa y peritonitis aguda.

El informe de la Congregación para las Causas de los Santos detalla que el 22 de mayo de 1966 las hermanas de Capitani le colocaron una imagen de Juan XXIII en el estómago. Y que a los pocos minutos la religiosa, a la que ya habían dado la extremaunción, se recuperó y pidió de comer.

Una comisión de teólogos reconoció el milagro al no poder justificar los médicos la curación de Capitani.

Fue a comienzos de julio de 2013 cuando la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano aprobó los milagros que permiten la canonización del beato Juan XXIII. Y será El próximo 27 de abril, que Juan XXIII será canonizado por el Papa Francisco, junto con Juan Pablo II.