20 de enero de 2015 / 05:42 p.m.

Monterrey.- Un joven entró a una tienda de conveniencia en Tauranga, un pueblo al norte de Nueva Zelanda, para pedir apoyo médico. El hombre causó sorpresa porque ingresó a pedir ayuda porque tenía incrustada una barra de metal en su cabeza. 

Las imágenes de las cámaras de seguridad del negocio, que luego fueron difundidas en Youtube, captaron el momento. Las imágenes muestran al hombre con mucha tranquilidad intentando ser socorrido por alguien.

Al principio los clientes lo ignoraban porque pensaban que se trataba de una broma, pero luego le brindaron el auxilio al percatarse de que la herida era real.

Medios neozelandeses informaron que el metal se le fue extraído en un hospital de la localidad e indicaron que el paciente tuvo suerte de que la barra no se le hubiera hundido unos centímetros más. 

La víctima fue atacada cuando intentaba estacionar su auto, luego caminó cuatro cuadras para llegar a pedir ayuda a la tienda departamental.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL