AP
27 de octubre de 2015 / 09:28 a.m.

Florida.- Cuando los trasbordadores de la NASA todavía volaban, un astronauta leyó un cuento para niños desde el espacio.

Así nació 'La hora del cuento' desde el espacio, un programa que lleva las narraciones infantiles a nuevas alturas en un esfuerzo por entusiasmar a los niños con la ciencia.

La nueva serie de libros ilustrados, mayormente sobre el espacio, debe llegar a la estación espacial internacional en órbita dentro de poco más de un mes para sumarse a otros cinco que ya están allí.

La nueva entrega, prevista para diciembre, fue demorada un año debido a una explosión durante un lanzamiento en Virginia.

Otro accidente, esta vez en Cabo Cañaveral en junio, destruyó una serie de experimentos científicos que debían suplementar las narraciones.

Como siempre, hay una lección que aprender de esos fracasos. "Una de las grandes enseñanzas de los vuelos espaciales es que requieren mucha paciencia y perseverancia", comentó Alvin Drew, el astronauta que lanzó el proyecto de narraciones infantiles desde el espacio durante el vuelo final del Discovery en 2011.

Dos de los siete libros ilustrados por enviarse fueron escritos por un exastronauta cuyo mellizo idéntico está pasando un año en órbita. Si los libros de Mark Kelly llegan a la estación espacial para fin de año, su hermano Scott podrá leerlos en cámara antes de completar su misión de un año en marzo.

"Era una gran ocasión", dijo Patricia Tribe, creadora de La hora del cuento, sobre la conexión del programa con los mellizos Kelly.

Asimismo viajarán a la estación espacial un libro de otro exastronauta y otro de un astrónomo y autor, como también un cuento de un niñito inglés, Roraigh Curran, de 7 años, de Chorley, Inglaterra, que ganó un concurso en Londres cuyo premio incluye el envío de una versión personalizada de su "Increíble viaje intergaláctico" a la estación espacial para ser leída.

Como parte del premio, fue invitado a asistir al lanzamiento de los libros desde Cabo Cañaveral el 3 de diciembre.