2 de marzo de 2014 / 04:09 p.m.

Madrid.- El nuevo director general de los Legionarios de Cristo, Eduardo Robles Gil, aseguró que hay que reconocer con humildad que "se tardaron en creer" las denuncias contra el fundador de la orden Marcial Maciel.

"La razón es que un sacerdote es normalmente una persona de prestigio y para nosotros el padre Maciel tenía mucho prestigio, era un modelo. También tenía prestigio en el Vaticano y mucho prestigio social y eclesiástico", dijo.

Además, "como el Vaticano no las había escuchado, optaron por una forma que en esa época no era bien vista en los círculos eclesiásticos que fue salir en la televisión, hacer una denuncia en el periódico. Y en ese momento esa forma escandalosa de hacer las cosas les restó credibilidad", dijo.

El director general de los Legionarios de Cristo puntualizó que entonces entre gente de la legión aparecieron víctimas "y nos vemos en la obligación moral de comunicar a la congregación que todo lo que siempre habíamos negado es verdad".

Cuestionado sobre si comprobada la doble vida de Maciel (1920-2008) no restan a la Iglesia, el sacerdote respondió que "sí es verdad que hay personas de la Iglesia y personas de fuera que piensan que deberíamos desaparecer, pero a nuestro juicio no tiene sentido".

"Hay pecados que son pecados simplemente y otras cosas que son delitos. Y todos los delitos con menores se deben denunciar", manifestó.

Agencias