14 de mayo de 2014 / 05:15 p.m.

Puebla.- La maestra Rosa María Benítez Flores considera que el elegir dentro del magisterio la educación especial es porque siempre hay quien los necesita, de ahí, que aseguró que un niño especial requiere de maestras especiales.

En entrevista con Notimex la especialista en educación especial para niños con capacidades diferentes del Centro de Atención Múltiple "Nueva Creación", con 30 años de servicio, destacó que se requiere de una preparación continua.

"Los años de experiencia como docente han sido muy importantes, ya que soy la protagonista de la historia que siempre quise vivir, siempre quise ser maestra a los 18 años egrese de la normal y me fui a trabajar a una escuela primaria y después de 14 años llegó a la ciudad y me invitan a trabajar en este proyecto", acotó.

Rosa María Benítez narró que no sabía lo que era educación especial, pero cuando vio lo que era se enamoró de esto, de ahí, que encontró en ellos la manera de ser y servir.

"Me di cuenta que con ganas no sólo bastaba, por lo que tenía que prepararme porque era un reto muy importante, ante esto hice la licenciatura en educación especial que en ese entonces el gobierno ofertó para maestros en servicio", comentó.

Agregó que “posteriormente estudie la maestría en educación especial y desde ese entonces ya son 30 años de servicio donde cada año es una oportunidad profesional para mejorar y aprender de los niños”.Benítez Flores subrayó que va aprendiendo de ellos, ya que como docente siempre sorprenden los niños y no se imagina que puedan responder y saber.

Al destacar que en el presente gobierno estatal le da importancia a la capacitación, por ello es que en este momento toman un diplomado en matemáticas que en el Colegio de Ciencias.

"Es un diplomado en ciencias con énfasis en matemáticas e hice otro en el Tecnológico de Monterrey en donde no invertí un peso, son buenas oportunidades y buenos saberes que uno va aprendiendo", acotó.

Enfatizó que dentro del aprendizaje que tiene durante los 30 años como docente es amar a los niños con discapacidad y respetar a sus papás, porque esta tarea no cualquiera la puede hacer como papá o mamá de un menor de ese sector de la sociedad, puesto que es difícil y ha aprendido a respetarlos y admirarlos.

"He tenido la oportunidad de ver cómo llegan niños que no pueden mover su mano para escribir y pasa el tiempo en donde ya pueden hacer un círculo, pero eso puede pasar hasta dos años o puedan trazar una línea para formar una letra", destacó.

La especialista en educación especial del Centro de Atención Múltiple "Nueva Creación" enfatizó que ha aprendido que los retos se pueden lograr, el ser perseverante, paciente, esto además de ser aliada de los padres en la educación con los hijos.

Explicó que en dicho centro de atención buscan el desarrollo de habilidades adaptativas y no sólo que aprendan leer o sumar, muestra de ello es que la clase de educación física desarrolla sus percepciones y desarrolla su psicomotricidad.

Agregó que tiene ganas de seguir frente al salón de clases, ya que no ha querido tomar el reto de ser directora, "quiero continuar frente a grupo y aunque podría incidir en maestros los niños le dan vida".

La maestra en educación especial dijo que a estos niños se les debe dar las herramientas para desarrollar capacidades y habilidades, esto para que puedan insertarse en el ámbito laboral, asimismo tengan calidad de vida.

Notimex