8 de diciembre de 2014 / 01:52 p.m.

MONTEREY.- La búsqueda por el dueño de una sortija encontrada en Playa del Carmen por el estadounidense Daniel Roark terminó la mañana de este sábado cuando una pareja que reside en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pero que son originarios de Sabinas Hidalgo, Nuevo León, se contactó vía Facebook con el joven diciendo ser los propietarios. La pareja platicó con Telediario Digital sobre la travesía que vivieron desde el día de su luna de miel, cuando no volvieron a ver el anillo que sellaba su amor.

Martín Castillo, de 36 años respondió a las interrogantes que Daniel le hacía para corroborar que  él fuera el dueño y no otro de los tantos mensajes 'engañosos' que invadían al joven desde que se dio a conocer que deseaba entregar el anillo de matrimonio a quien le pertenecía. 

SE ENTERARON POR UNA NOTA EN INTERNET

Poco después de las seis de la mañana una prima de Jessica Garza les avisó que encontró un artículo en Internet que contaba la campaña en redes sociales que hacia desde el mes de septiembre un joven que encontró un anillo en Playa del Carmen. Por el grabado de la sortija, todo parecía indicar que era el que su esposo Martín había perdido durante la luna de miel hace más de un año en Xcaret.

"Mi prima desde Rosenberg nos habló y me dijo: ya encontraron tu anillo. Yo pensaba que me quería alburear, pensábamos que era una broma. Comencé a buscar varios artículos, mis primas me empezaban a mandar varios links de diferentes portales. Una amiga me dijo: no sé dónde perdieron el de ustedes pero esto te puede interesar. Leí y dije no manches es mi anillo". 

"Martín salía de bañarse cuando le dije: Mira nuestro anillo, encontraron tu anillo, y emocionados brincamos por toda la casa", contó Jessica para Telediario Digital vía telefónica.  

La noticia la recibieron como una buena señal, su ritmo de vida cambió luego que por cuestiones familiares abandonaran Sabinas Hidalgo, Nuevo León y se instalaran en el estado de Tamaulipas.

El inbox que Jessica envió a Daniel tardó media hora en ser respondido. Pero fue Martín quien se comunicó en inglés con el joven de 21 años quien les pidió pruebas e información a detalle sobre el anillo.

"Hablamos por mensaje en Facebook y vía telefónica nos pidió pruebas específicas sobre el anillo: quilataje, medidas y le mostré el comprobante de la compra del anillo", dijo. 

Después de varias preguntas, fotos y documentos que mostró Martín, el joven estadounidense se convenció que eran los dueños del anillo de 14 quilates. 

ANILLO SE PIERDE EN LUNA DE MIEL

Luego de tres años de conocerse, fue el 16 de febrero del 2013 cuando Jessica Garza y Martín Castillo contrajeron matrimonio en la iglesia de San José en Sabinas Hidalgo. Y para su luna de miel viajaron a Quintana Roo.

En su quinto día en la playa aprovecharon para ir a bucear a Xcaret, pero al salir de la actividad Martin ya no llevaba el anillo. 

"Cuando en el muelle nos quitábamos el equipo me di cuenta y le dije a mi esposa: Mi anillo, ¡lo perdí! Ella me decía que no estuviera jugando, empecé a llorar y creo que ahí me creyó porque me dijo que no era tan buen actor", recordó entre risas.

La pareja intentó rescatar el anillo pero los resultados no fueron como los esperaban, dándolo por perdido. El incidente convirtió los cinco días restantes en un viaje poco placentero.

En su primer aniversario obtuvieron otro anillo, pero Martín sentía que su significado no era el mismo al que le había entregado Jessica en el altar.

BUENA SEÑAL

Hace dos meses el papá de Martín falleció y como hijo único regresó a Nuevo Laredo junto con su esposa, apoyando a su mamá. La pérdida de un bebé y el que Jessica está desempleada desde hace tres semanas, han sido situaciones difíciles en su matrimonio.

"Estábamos en un punto que queríamos 'tirar la toalla', y esto parece un milagro. Estamos agradecidos con Daniel que parece un angelito que Dios nos mandó, es una bendición;  no dudamos que mi suegro tuvo algo que ver", dijo Jessica de 27 años.

EL REGRESO DEL ANILLO

El matrimonio todavía planea cuándo sea que puedan verse para la entrega del anillo, pues asegura que Daniel no tiene planes para visitar México y ellos no cuentan con los medios para trasladarse.

"Estamos viendo porque ni él ni nosotros tenemos los medios para cruzar, estamos en una situación muy apretada. Estamos organizándonos para ver de qué forma nos reunimos  ya sea que vayamos nosotros o que venga él", dijo Martín.

Jessica y Martín están agradecidos tanto con Daniel como con la gente que participó en esta campaña para localizar al propietario del anillo, demostrando que en el mundo existen buenas acciones.

"Es poca la gente que encontrando o haciendo lo que pasó a Daniel se daría a la tarea de lo que él hizo. Es un ejemplo de que todavía hay gente buena.  Pudo haber dicho ay mira el anillo de la suerte y conservarlo como recuerdo, lo vende, pero él se dio la tarea para buscarnos. Él sabe el significado que tiene. Nos da una lección de vida: Haz el bien sin mirar a quien".

Mencionaron que varios amigos les han propuesto que el anillo les llegue por paquetería, pero consideran que lo ideal es darle las gracias en persona, esperando que el encuentro sea antes que termine el mes.

Daniel Roark se encontraba de vacaciones cerca de Playa del Carmen cuando al bucear encontró un anillo enterrado al fondo del mar el pasado mes de septiembre.

Cuando limpió la argolla se dio cuenta que era un anillo de matrimonio con un grabado en el interior: 'JESSICA 16 02 13 TYYJCEM'.

Publicó una foto en Facebook y su acto fue dado a conocer en diferentes portales locales como internacionales, mencionado que lo que él hacía también le gustaría que alguien intentara regresarlo.  

Daniel recibió cerca de 50 mensajes de personas diciendo que el anillo es de ellos; pero el joven estadounidense se dio a la tarea de averiguar el peso del anillo y otros datos, entre ellos el descifrar el inscrito del anillo, mensaje que Jessica y Martín no se imaginaron que alguien podía hacerlo.

"Es algo personal, es todo una odisea, era algo que ni el de la joyería sabía. Nunca pensamos que lo fueran a descifrar y le decía a Martín ya descubrieron nuestro secreto, ya no somos originales".

Los usuarios de Facebook han propuesto realizar donaciones para comprar boletos de avión y hacer posible que Daniel y el matrimonio se reúnan.

FOTO: Facebook

DEENITZA ALMANZA