MULTIMEDIOS DIGITAL| AP
13 de marzo de 2015 / 04:20 p.m.

Alabama. - Una mujer de Alabama enfrenta un juicio a pena de muerte por el asesinato de su nieta de 9 años de edad quien murió tras un ataque derivado del sobreesfuerzo físico al correr durante tres horas sin descanso. 

Todo comenzó cuando la niña Savannah Hardin comió un chocolate sin permiso abordo del transporte escolar. La menor tenía prohibido consumir cualquier tipo de dulces por problemas de salud. La abuela Joyce Hardin Garrard se enteró y le puso como castigo correr durante varias horas sin un minuto de descanso y expresó “le voy a hacer correr hasta que no pueda más”, según captó una grabación de seguridad de un autobús escolar, evidencia que fue mostró el fiscal.

Uno de los vecinos de la familia declaró ante las autoridades que escuchó llorar a la menor y suplicando a su abuela que la dejara descansar al mismo tiempo que vomitaba. En cambio Joyce Hardin de 49 años, le gritaba a que continuará.

Pero fue hasta las 6:45 de la tarde cuando la madrastra llamó al 911 de que la menor había tenido un ataque y no respondía a ningún estímulo.

Tras ser trasladada a un hospital de Alabama, la pequeña falleció tres días después. Según los servicios médicos, Savannah estaba deshidratada y tenía muy bajos los niveles de sodio.