21 de mayo de 2014 / 10:34 p.m.

Los Ángeles.- La última generación de escáneres CT, normalmente usados en revisiones médicas a personas vivas, han sido utilizados por el Museo Británico de Londres para arrojar nueva luz sobre su colección de momias.

La primera momia entró en la colección del museo en 1756, pero ninguna de ellas ha sido desenvuelta por el daño que les podrían hacer. Ahora, gracias a las técnicas de visualización avanzadas, ocho de las momias del museo han sido virtualmente desenvueltas y escaneadas, mostrando que compartimos más con los egipcios antiguos de lo que podríamos esperar, incluyendo altos niveles de colesterol y el atroz dolor de muelas.

Los niveles de resolución sin precedentes del escáner permitieron hacer los descubrimientos más inesperados. Entre ellos, la revelación de que una de las momias, que se encuentra en el ataúd de una mujer y que a lo largo de cientos de años se dio por hecho que era una mujer, de hecho era un hombre.

Otra pieza, la momia de un hombre de Tebas (actual Luxor), demuestra que el proceso de embalsamamiento no siempre se desarrollaba acorde con el plan. "La visualización facial revela una herramienta todavía pegada en la cabeza", comentó el conservador del museo, Daniel Antoine.

"Hubo un intento de sacar su cerebro, pero durante el proceso una de las herramientas que pasaba a través de la nariz parece que se rompió y, sorprendentemente, todavía sigue alojada en su interior", explicó.

El mismo hombre, al igual que todas las momias adultas, tenía una caries dental avanzada, con cuatro abscesos separados en la boca. Otros dos individuos todavía tenían una placa calcificada en sus huesos, lo que sugiere que podrían haber sufrido una enfermedad cardiovascular.

Telediario Digital

Foto: Archivo