MILENIO DIGITAL
16 de noviembre de 2016 / 03:26 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cailey Fiesel es una joven estadunidense que, como miles de personas, suele comprar ropa en Zara. En julio de este año adquirió dos vestidos en una de las tiendas de Greenwich, Connecticut, y unas semanas después decidió estrenar uno de ellos para ir a trabajar. Hasta ese momento todo iba bien para Cailey, hasta que se dio cuenta que entre las costuras del vestido había un ratón muerto.

Fiesel decidió interponer una demanda en contra de la empresa por los daños emocionales y un fuerte sarpullido provocado por el contacto con el roedor, informó la edición estadunidense de la revista Cosmopolitan.

ZARA
La demanda fue interpuesta en la Suprema Corte de Nueva York por negligencia y responsabilidad estricta por el producto. | FOTO: ESPECIAL

La demanda judicial interpuesta por Cailey, de 24 años, indica que el 5 de julio de este año compró dos vestidos en Zara y decidió estrenar uno de ellos el 16 de agosto para ir a trabajar.

La joven notó un olor extraño, pero no logró identificar de dónde provenía y, sin darle mayor importancia, continuó con sus actividades diarias aunque, dice, conforme avanzaba el día el olor era cada vez más penetrante.

Ya en el trabajo, Cailey notó que algo rozaba su pierna, pensando que era un hilo suelto buscó en el dobladillo de la prenda y se dio cuenta que lo que tocaba constantemente su piel era la pata de un ratón muerto atorada entre las costuras.

"La señora Fiesel saltó de su silla en shock, la gente alrededor de su escritorio se acercó para saber a qué se debía la conmoción mientras la señora Fiesel, paralizada de miedo, corrió para quitarse el vestido", señala el documento judicial y agrega que al quitarse la prenda y examinar mejor, Cailey se percató que un ratón muerto estaba atrapado en el dobladillo.

La demanda fue interpuesta en la Suprema Corte de Nueva York por negligencia y responsabilidad estricta por el producto.