30 de marzo de 2014 / 05:19 p.m.

Los días de la semana nunca fueron tan emotivos para alguien pues, al oírlos, esta inglesa se echó a llorar abrumada por la emoción del momento.

La vida de Milne no había sido precisamente sencilla ya que al nacer, el síndrome de Usher impidió que escuchara.

El mes pasado se sometió a una cirugía de implantes cocleares, los cuales, según los médicos, harían que pudiera recuperar la audición.

Como parte de la recuperación,  Milne tuvo que esperar cuatro semanas hasta que los médicos encendieron los implantes.

Finalmente, cuando llegó el momento y la paciente oyó sus primeras palabras en 40 años, no pudo evitarlo y rompió a llorar.

"Estoy muy feliz, desde hace dos días oigo a la gente reírse tras de mí, a los pájaros piar, y mi familia no tiene que tocarme el brazo para llamarme la atención", afirmó Milne.

Agencias