MULTIMEDIOS DIGITAL
1 de agosto de 2016 / 05:40 p.m.

TENNESSEE.- Una familia se encontraba admirando un show culinario en un restaurante japonés en Murfreesboro, Tennessee, finalizó la velada con un desenlace desagradable para uno de los integrantes.

Tras finalizar el acto, el chef del lugar saca un muñeco pequeño de un hombrecito de plástico y muestra a los asistentes.

Lo divertido para la mayoría que presencian el show, es que al bajarle los pantalones al hombrecito, de este sale disparado un chorro de agua que moja a quien se encuentre frente a él.

Para Isabelle Lassiter, la abuela de la familia, esta broma no le pareció graciosa y contrario a ello la hizo pasar por un momento vergonzoso.

La familia Lassiter llamó a la policía, pues la mujer aseguraba que había sido “agredida sexualmente” por el hombrecito de apenas tres o cuatro pulgadas de altura, porque “tenía un pene”.

Sin embargo, el oficial que se ocupó del incidente revisó el juguete y escribió en su reporte que este solo tenía un orificio por donde salía el agua.

“La gente no entiende el punto: se trata de un juguete con orientación sexual destinado a personas adultas, delante de menores de edad”, manifestaba la familia. “No estamos tratando de hacer dinero con esto. Si el juguete hubiera estado en un bar, sería una situación diferente, pero estaba en un restaurante familiar con menores de 13 a 14 años en la mesa. Si la gente piensa que es tan divertido, ¿por qué no compran ese juguete y orinan a un policía en la cara, a ver qué pasa?”, dio a conocer la familia por medio de un comunicado.

El responsable del restaurante aseguró que se trataba de la primera vez que alguien se quejaba de aquel pequeño juguete de plástico. En lo adelante, aseguró, consultarían con los clientes antes de retomar la broma.