NOTIMEX
9 de febrero de 2016 / 06:27 p.m.

México.- Con el fin de brindar mayor apoyo para predecir los impactos del cambio climático, la NASA publicó nuevos mapas detallados de los paisajes naturales del mundo creados a partir de datos satelitales y que revelan el ciclo del carbono.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés) informó en su portal de clima que estos mapas revelan el comportamiento de praderas y otros sistemas productivos, para ver como se reutiliza el carbono de la atmósfera y se recicla por los ecosistemas naturales de la Tierra.

Para ello se contó con la participación de científicos de la Universidad de Edimburgo, Escocia, en el Reino Unido; del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California; y de la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos.

Los investigadores involucrados en el proyecto analizaron con modelos de computadora una década de datos, desde 2001 hasta 2010, para estudiar la actividad vegetal y el fuego producidos, a partir de lo cual se construyeron mapas que muestran dónde y por cuánto tiempo se almacena el carbono en las plantas, los árboles y los suelos.

Como resultado se descubrió que las propiedades biológicas de las hojas, raíces y maderas en diferentes hábitats naturales afectan su capacidad para almacenar carbono en el mundo y muestran que algunos ecosistemas retienen más que otros.

Por ejemplo, grandes franjas de los trópicos secos almacenan ese elemento químico durante un lapso relativamente corto, debido a los frecuentes incendios, mientras que en climas cálidos y húmedos se guarda en la vegetación y en los suelos por más tiempo.

Aunque es bien sabido que los ecosistemas naturales de la Tierra absorben y procesan grandes cantidades de dióxido de carbono, aún se sabe poco acerca de dónde se almacena el carbono o el periodo que permanece allí.

Por ello que se han elaborado estos mapas, ya que una mejor comprensión de cómo se almacena el carbono permitirá a los investigadores predecir con mayor precisión los efectos del cambio climático.

El investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro, Anthony Bloom, aseguró que dichos hallazgos son un paso importante hacia el uso de imágenes de satélite para descifrar cómo son los flujos de carbono a través de los ecosistemas naturales.

“Estos resultados nos ayudarán a entender cómo el equilibrio natural del carbono de la Tierra va a responder a las perturbaciones humanas y el cambio climático", subrayó.

El profesor de la Escuela de Geociencias que dirigió el estudio en Edimburgo, Mathew Williams, aseguró que investigaciones recientes generaron contradicciones entre los modelos del sistema terrestre que se tenían y la nueva forma en que se presentan los ciclos de carbono.

Los resultados obtenidos a partir de este estudio “constituyen un instrumento útil, referente moderno para ayudar a mejorar estos modelos y la solidez de las proyecciones climáticas globales".

Los datos que se generen a partir de este modelo se pueden añadir a los mapas cuando estén disponibles, de manera que los grandes incendios como los forestales y sus efectos sobre los ecosistemas para almacenar carbono podrán determinarse dentro de los tres meses siguientes a su ocurrencia.

El estudio, publicado el 2 de febrero en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, fue financiado por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural.