NOTIMEX
19 de enero de 2016 / 07:11 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Especialistas del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI) efectuaron con éxito el segundo implante coclear, un dispositivo electrónico de alta tecnología que le permitió escuchar por primera vez a una menor de dos años de edad.

La doctora Marisol Aparicio Cruz, adscrita al Servicio de Audiología del nosocomio del Estado de México, expuso que la cirugía se llevó a cabo en conjunto con médicos del Hospital General de Toluca “Doctor Nicolás San Juan”, lugar donde a Ariana Cruz Plata se le hizo la prueba de tamiz auditivo y se le detectó hipoacusia profunda.

Señaló que el programa para practicar el tamiz auditivo es impulsado en esa institución médica desde septiembre de 2014 y han hecho al menos 750 pruebas.

Aparicio Cruz dijo que los síntomas están presentes cuando no hay una respuesta a los sonidos, se duerme demasiado y hay retraso en el desarrollo del lenguaje.

La especialista detalló que el implante coclear es un dispositivo electrónico de alta tecnología, el cual transforma las señales acústicas en eléctricas y, a su vez, estimulan al nervio auditivo.

Explicó que este implante se utiliza en pacientes con pérdida auditiva profunda bilateral de diferentes causas, padecimiento que se presenta entre tres por cada mil bebés nacidos vivos, al año.

Precisó que la función del dispositivo es útil para que la persona pueda percibir y reconocer los sonidos del ambiente y, sobre todo, los relacionados al lenguaje que, con el tiempo, el paciente desarrolla.

Tras analizar la situación de Ariana, en agosto pasado se le colocaron, mediante una cirugía, los componentes internos que están integrados por un conjunto de electrodos diminutos dentro de la cóclea, parte interna de oído en forma de caracol.

Esos electrodos son los encargados de enviar las señales eléctricas al nervio auditivo, el cual transporta el sonido al cerebro donde es escuchado.

La especialista abundó que el 15 de septiembre, a la menor de edad le fueron implantados los componentes externos, los cuales están conformados por micrófono, cable, antena transmisores y procesador del habla retroauricular.

A su vez, Sara Avilés Hernández, especialista del Hospital General de Toluca, explicó que el seguimiento para la paciente es a través de mapeos, los cuales permiten subir de manera paulatina el volumen al implante coclear por medio de un programa computacional y hasta que alcance una audición casi normal.

Las doctoras refirieron que los componentes internos del dispositivo quedan instalados de por vida en el paciente y existe posibilidad de cambiar las partes externas por unas de más tecnología conforme pase el tiempo.

Marisol Aparicio Cruz recordó que el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca, en el Estado de México, obtuvo la acreditación del implante coclear en julio de 2014, y hasta ahora es único para hacerlo en esa entidad.

Agregó que niños y adultos con pérdida auditiva profunda bilateral en ambos oídos pueden ser candidatos a ese procedimiento y a partir del primer año de vida se puede hacer el implante de alta tecnología.

Sin embargo, advirtió, el paciente no debe tener malformación alguna dentro de la cóclea u otra situación que impida la instalación del electrodo.

En su mensaje, Getsemani Plata Luciano, madre de la menor, agradeció la intervención de los médicos de ambos hospitales de la Secretaría de Salud federal, lo que permitió que su pequeña escuchara por primera vez.