10 de junio de 2014 / 09:24 p.m.

Los Ángeles.- Rosalía Lombardo en vida fue una pequeña de 2 años que falleció de neumonía en Palermo, Italia en 1920, es decir, hace 94 años.

Su padre quedó devastado ante la tragedia y llamó al doctor Alfredo Salafia para embalsamar el cuerpo de la niña. Salafia era una renombrado embalsamador de la época, famoso por haber estudiado las técnicas de momificación de las tumbas faraónicas de Egipto.

Recientemente, el cadáver de Rosalía fue descubierto en las Catacumbas Capuchinas de Palermo. Entre todos los cuerpos encontrados, el de la niña era el único que permanecía totalmente intacto. Se creía que todo se debía a las técnicas de momificación muy bien aplicadas.

Una cámara programada para registrar imágenes cada 60 minutos fue posicionada para que tomara el rostro de la niña. Los ojos de Rosalía se abren y cierran todos los días intrigando a las personas que a menudo terminan por creer que se trata de un milagro y que la pequeña es una santa.

Explicación científica

Aparentemente, no existe nada paranormal en este fenómeno. Los flashes de la cámara fotográfica que registra las imágenes de la momia causan una foto-descomposición del cuerpo y eso, en conjunto con la variación en la humedad, hace que los ojos de Rosalía se abran cada cierto tiempo, causando este extraño efecto.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL