25 de julio de 2014 / 08:22 p.m.

Monterrey.- Un niño chino de 11 años muriendo de un tumor cerebral decidió donar sus órganos literalmente momentos antes de su muerte.

La petición Liang Yaoyi, según personas cercanas al niño el quería "estar vivo de otra manera" al ayudar a otros y aliviar su dolor.

Solo tomó 8 horas para que su hígado y riñones salvaran varias vidas.

Su sueño era convertirse en doctor, así que pidió también que su cuerpo fuera donado a la escuela de medicina.

Los doctores que estuvieron a cargo de las operaciones, cuando el niño murió, ellos se pusieron en fila e hicieron reverencia cuando pasó el cuerpo del pequeño.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL