multimedios digital
11 de junio de 2015 / 05:39 p.m.

Reino Unido.- Las entradas de las novias a su boda siempre son espectaculares, pero Jenny Buckleff quería más, razón por la cual opto por entrar en un ataúd trasladado por una moto.

Jenny Buckleff, de 58 años, solía trabajar como embalsamadora en una capilla funeraria en Gales, informó el Daily Mail, y declaró que quería algo diferente.

“En vez de entrar en un carruaje, dije `voy a aparecer en un ataúd´”, explicó. Admitió que ella no suele tener esas actitudes bizarras y trabaja en un lugar donde debe estar elegante, no obstante, el cajón le pertenecía a su hermano, que está lleno de tatuajes y tiene un estilo mucho más salvaje.

Su cuñada, Hayley, afirmó “mi marido ha estado interesado siempre en esqueletos y calaveras. La casa está llena de ornamentos como esos y él está cubierto de la cabeza a los pies con tatuajes. El ataúd fue comprado como un regalo y él lo transformó en un remolque. Cuando vamos de viaje, lo llevamos atrás para llevar el equipaje”, pero admitió que muchos lo miran con rechazo.

Los invitados de la boda se mostraron en shock, incluido el novio, quien fingió sorpresa para seguirle la corriente a Jenny.