notimex
13 de enero de 2016 / 04:04 p.m.

México.- Todos los seres vivos, excepto las bacterias, tienen el ácido desoxirribonucleico (ADN) en el núcleo de las células, un compartimento de doble membrana cuyo papel principal es mantener la integridad de esa información genética, esencial para transmitir rasgos hereditarios, así como garantizar el funcionamiento y desarrollo de los organismos.

Comprender la forma y composición del núcleo, en especial de su esqueleto llamado núcleoesqueleto, un armazón fuerte y a la vez plástico, es el objeto de estudio de Armando Aranda Anzaldo, investigador del Laboratorio de Biología Molecular y Neurociencias de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), ya que su estructura es distinta cuando se trata de una célula cancerígena a la de una normal.

Su descripción podría contribuir a encontrar terapias que brinden estabilidad estructural a los núcleos celulares tumorales, informó la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

El núcleoesqueleto incluye una matriz nuclear que es una estructura dinámica, puede estirarse, deformarse, comprimirse o expandirse. Se ha observado que en las células de tumores cancerígenos no sólo el conjunto del ADN, es decir, el genoma, está totalmente desarreglado, provocando su proliferación descontrolada, sino también el núcleoesqueleto.

“Si nosotros podemos inducir a estas células a que reencuentren la estabilidad a nivel del núcleo, podemos contribuir a inhibir su potencial de proliferación”, dijo el especialista en biología molecular.

Explicó que en la medida en que dejan de proliferar también dejan de manifestar lo que llamamos el fenotipo neoplásico o tumoral.

“Estamos interesados en explorar metodologías con un enfoque terapéutico que puedan ayudar a la estabilidad estructural del núcleo celular”.

El integrante de la AMC añadió que en los estudios realizados se han encontrado moléculas que son capaces de inducir arreglos estructurales del núcleo.

“Estos arreglos resultan en una normalización de células que en lugar de proliferar sin control se empiezan a comportar como las células normales. Es una veta interesante que estamos explorando y eventualmente puede ser una contribución de tipo aplicado”, explicó.