ALAN ELÍ PÉREZ
1 de noviembre de 2016 / 04:51 p.m.

WASHINTGON.- La Casa Blanca se cubrió de telarañas, brujas, calabazas y gatos negros lo anterior con motivo de la última celebración de Halloween que encabezó la noche del lunes el presidente Barack Obama, junto a su esposa Michelle.

La pareja presidencial abrió sus puertas a familias locales para pasar una velada agradable, durante la que a manera de broma, el mandatario estadounidense exhortó a los niños a ignorar, sólo por esa noche, programas e iniciativas para llevar una vida saludable que ha promovido la primera dama durante los últimos ocho años, ya que aseguró esa noche habría dulces para todos, hecho que provocó los aplausos de los presentes.

Durante su mensaje a sus invitados la pareja presidencial halagó los disfraces de los pequeños, y repartieron malvaviscos a los pequeños que uno a uno desfilaron ante los anfitriones.

Barack y Michelle Obama hicieron una vez más gala de sus habilidades como bailarines, al improvisar un divertido número musical en compañía de sus invitados, al ritmo de "Thriller", acto con el que coronaron sus actividades por la "Noche de brujas".