NOTIMEX
1 de julio de 2016 / 06:34 p.m.

México.- La estructura de los ojos de la pequeña langosta acocil servirán como modelo para construir telescopios capaces de detectar los rayos X en el espacio, informó la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

La idea nació en la Universidad de Arizona y se espera que en dos años el primer telescopio en su tipo se pueda enviar al espacio, indicó Fidel Ramón Romero del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Además, este mismo mecanismo de visión por reflexión ha servido para fabricar lentes que pueden usarse para mejorar la visión del ojo humano, ya que permite ver en condiciones mínimas de luz”, resaltó el investigador.

Durante la conferencia “El ojo del acocil como modelo del telescopio espacial”, el doctor explicó que los ojos del crustáceo poseen una córnea con numerosas facetas cuadradas, y si un telescopio tuviera cuadrículas similares podría detectar rayos X.

“Cuando la luz llega al ojo de estos crustáceos penetra en unas estructuras que se llaman omatidios, que son células dentro del ojo que en algunos casos refractan la luz y en otros, como en los de la langosta o el acocil, la reflejan”, mencionó el especialista.

Los crustáceos de cuerpo largo como los langostinos, las langostas, algunos camarones y el acocil son los únicos que tienen ojos de superposición reflectante, puntualizó la AMC en su boletín.

Además, la Academia explicó que el ojo del acocil se basa en la reflexión, es decir, un cambio de dirección que experimenta la luz cuando se encuentra con un objeto y rebota.

Romero consideró que esta propiedad se tendría que aprovechar para construir un telescopio, pues si tuviera cuadrículas similares a las del crustáceo, los rayos X se reflejarían, harían foco y formarían una imagen.