MULTIMEDIOS DIGITAL
10 de marzo de 2016 / 12:16 p.m.

México.- ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar con tal de tener el iPhone más reciente? Pues un joven padre llegó al extremo y terminó en la cárcel.

Resulta que un chino, de 19 años, vendió a su hija, de 18 días de nacida, con tal de tener dinero para comprarse un iPhone y una motocicleta.

Pero su conciencia no lo dejó tranquilo y más tarde se entregó a las autoridades, por lo que ya fue condenado a tres años de cárcel.

De acuerdo a su declaración, el joven dijo que sus problemas financieros llegaron después de embarazar a su novia, y pese a que no era un embarazo planeado, decidieron tener a la bebé.

Después de intentar distintos empleos con una mala paga, el joven padre no vio otra salida más que la de deshacerse de su bebé y la anunció en Internet, en donde la vendió por 23 mil yuanes, más o menos 63 mil pesos mexicanos.

Según las primeras investigaciones, el joven vendió a la menor sin el consentimiento de la madre que también tiene 19 años, y quien reveló que el padre de la niña pasa mucho tiempo en los cibercafés.

Las autoridades también dieron con el comprador de la recién nacida, quien dijo que era para su hermana.

En China, alrededor de 200 mil niños son secuestrados cada año y se venden a través de Internet, según revela un informe publicado por los medios de comunicación de aquel país.