12 de mayo de 2014 / 12:22 a.m.

"Por favor, no hagan eso", le dijo el papa a 13 nuevos sacerdotes que ordenó en la basílica.

El Vaticano.- El papa Francisco criticó el domingo a los sacerdotes que son tan severos con los pecadores que los fieles se sienten ahuyentados por la iglesia.

Francisco dijo en su homilía en la basílica de San Pedro que siente mucho dolor cuando la gente deja de confesarse porque sus confesores los "fustigaron". Dijo que esos fieles sienten como si "la iglesia les cerrara las puertas en la cara".

"Por favor, no hagan eso", le dijo el papa a 13 nuevos sacerdotes que ordenó en la basílica.

Los llamó a seguir el ejemplo de Jesús y no dejar de ser misericordiosos. Francisco dijo que los sacerdotes deben recordar que "Jesús no vino a condenar, sino a perdonar".

AP