1 de febrero de 2014 / 06:53 p.m.

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco advirtió el sábado a miembros de un controversial movimiento misionero que debe respetar las costumbres locales y atender a la orientación de los obispos locales para propagar la fe.

El pontífice recibió a varios miles de miembros de Camino Neocatecumenal, una comunidad fundada en España en la década de 1960 que busca capacitar a los católicos adultos en la fe y es notorio por enviar familias numerosas como misioneros por todo el mundo.

Si bien aprecia el fervor religioso del movimiento, obispos de Japón, Filipinas y otros países de Asia lo han acusado de causar caos en sus diócesis y han tratado de limitar sus actividades. El Vaticano también ha cuestionado sus prácticas litúrgicas inusuales.

Francisco dio estímulo a 40 equipos misioneros, pero les dijo que la prioridad debe ser la unidad de la iglesia, aun a expensas de sus propias prácticas.

AP.