21 de julio de 2014 / 01:03 p.m.

Yucatán.- Ana Beatriz Várguez Iuit y Ángel Isaac Chan Pech cumplieron este día uno de sus sueños más esperados como pareja y dieron vida a la primera boda realizada en las profundidades de un cenote en la comisaría de Pixyah de este municipio.

La joven pareja de biólogos marinos llegó muy a tiempo para ponerse los trajes para el enlace, ella vistió uno de novia blanco formal sobre el de neopropeno y fue necesario colocar unos plomos al vestido para que este pudiera sumergirse sin mayores problemas.

El novio también se puso su traje tipo smoking sobre su neopropeno y una vez listos dieron inició a la inmersión al fondo del cenote, considerado de uno de los más bellos del estado y favorito de los aficionados al espeleobuceo.

Llegaron a una profundidad de unos ocho metros y una vez ahí intercambiaron sus boquillas suministradoras de oxígeno y con unas lámparas realizaron una especie de juego de luces que simbolizaron su compromiso ante la naturaleza y las deidades del Mundo Maya, según expuso la ahora esposa a Notimex.

"Ese fue el punto más especial de la ceremonia, pues el intercambio del regulador significa que en nuestro matrimonio estaremos dispuestos a apoyarnos mutuamente por el resto de nuestras vidas", dijo.

"Luego nos asentamos debajo de un arco y acompañados de otros buzos iniciamos un recorrido con por todo el cenote, acto con el cual buscamos simbolizar que nos acompañaremos y apoyaremos como pareja", añadió.

El recorrido se realizó con una de las llamadas "líneas de vida" que es una cuerda que se tira cuando se realiza una inmersión en una caverna y para los novios también simbolizó el compromiso y apoyo mutuo que deberán de darse ahora que han decidido unir sus vidas.

Después los novios y algunos buzos realizaron una especie de baile subacuático para festejar la unión de la joven pareja ante lo que considera uno de los lugares más hermosos que la naturaleza les ha regalado a propios y extraños.

"La verdad es que estamos muy contentos, ahí estaban nuestros familiares, amigos y compañeros buzos que tomaron y subieron muchas fotografías a las redes sociales, fue una experiencia única e inolvidable sin duda pues nos casamos en uno de los cenotes más bellos", indicó.

La contrayente recomendó a todos aquellos aficionados al buceo a que también se animen a casarse de esta manera, pues sin duda es algo que se recuerda toda la vida.

"Fue algo muy bonito, Ángel y yo estamos felices pues las cosas salieron bien y resultaron mucho mejor de lo que esperábamos por lo que no dudamos en recomendarle a quienes puedan o quieran tener una boda diferente a probar esta experiencia", afirmó.

La ceremonia contó con el apoyo de la asociación Yucatán Dive Center, formada por buzos profesionales y aficionados al buceo en cavernas y cenotes.

Foto: Notimex

NOTIMEX