10 de enero de 2014 / 12:04 a.m.

Perú.- Una de las cosas más tradicionales en las fiestas infantiles es la presencia de un mago, un payaso o un payaso mago, dando un espectáculo a los invitados que acuden al festejo.

Lo malo es que las cosas no siempre salen bien. Muchas veces se ha cuestionado el uso de animales en actos de magia, pues se argumenta que su integridad puede estar en peligro como lo sucedido en una fiesta infantil en Trujillo, Perú.

En este evento, el payaso Globito realizaba un truco de magia con un sombrero en llamas del que se supone saldría una paloma. Y sí, la paloma salió, pero incendiándose, lo que provocó la sorpresa no sólo de los espectadores sino hasta del mismo payaso, quien hizo mal algún calculo y terminó causándole una fuerte impresión a los niños que jamás imaginaron presenciar algo así.

Las imágenes de este acontecimiento ya generaron varias reacciones, por un lado, la asociación peruana Amigos de los Animales, pidió que el payaso sea sancionado por negligencia y, de paso, recordaron que la legislación vigente en ese país sudamericano dice que los promotores de fiestas infantiles deben verificar los actos que presentarán los artistas contratados.

Además, el pobre payaso se quedó sin apoyo de su gremio, pues la Asociación Cultural de Payasos de Trujillo acalró que Globito, alias "el payaso rosticero" no forma parte de su organización.

Agencias